Tarragona

Desmantelan un matadero ilegal para sacrificios musulmanes en Constantí

La Guardia Civil en colaboración con la Policía Local desmantela la instalación situada en el interior de una finca

Agentes del Seprona de la Guardia Civil de Tarragona, en colaboración con la Policía Local de Constantí, han desmantelado un matadero ilegal de ganado , que operaba en el interior de una explotación ilegal ubicada en el Camí dels Ovellons, en el término municipal de esta localidad del Tarragonès.

Durante la última semana de agosto, cuando agentes del Seprona realizaban servicios relacionados con la protección de la flora y la fauna por los términos municipales de El Morell y Constantí, detectaron en el Camí dels ovellons una inusual constante entrada y salida de vehículos, comprobando como los mismos partían o se dirigían a una explotación ganadera ubicada en este vial rural

FOTO: Guardia Civil

Por esta razón, los agentes se trasladaron hasta el acceso de la instalación, observando la presencia de un gran número de vehículos estacionados y en el interior de la misma un nutrido grupo de gente, alrededor de 100 personas, todas de origen magrebí, que al parecer estaban celebrando el sacrificio del cordero.

Se solicitó la colaboración de la Policía Local de Constantí al objeto de inspeccionar la explotación ganadera, solicitando la presencia de los responsables de dicha instalación.

En presencia de los mismos, fue inspeccionada toda la superficie de la instalación, localizando una sala de sacrificio clandestina (matadero), donde supuestamente se sacrificaban y manipulaban las partes del animal, un cercado con 110 cabezas de ganado en su interior, a las que les habían retirado las marcas auriculares de identificación al objeto de impedir identificar el origen de los mismos.

También fue descubierta una fosa cavada en el terreno donde se enterraban sin control alguno los subproductos animales no destinados a consumo humano.

La explotación no tenía ningún tipo de actividad, careciendo de cualquier autorización administrativa para albergar la labor que se desarrollaba, dedicándose los responsables a la compra de animales en otras explotaciones ganaderas, para ofrecerles a los clientes la elección de ganado y dotar de herramientas específicas y uso de las instalaciones para el sacrificio de los animales, cobrando por cada uno la cantidad de 200 euros por realizar ellos mismos el sacrificio.

Fue descubierta una fosa donde se enterraban sin control partes del animal no destinado a consumo humano

Los clientes posteriormente recibían la mercancía que se transportaba en los vehículos particulares sin las mínimas condiciones higiénicas necesarias.

Los responsables de la instalación han sido denunciados por varias infracciones administrativas en materia de sanidad animal, inmovilizando en dicha explotación 110 cabezas de ganado ovino para su posterior control sanitario y en su caso la legalización de los animales.

Sigue navegando