Tarragona

El pequeño milagro mexicano de este verano

#seriesenvena‘La casa de las flores’. Esta comedia mexicana se ha convertido para Netflix en todo un éxito tras su estreno el pasado 10 de agosto con una gran aceptación de la audiencia y de gran parte de la crítica

Pues pasado el mes de agosto y ya de vuelta de las benditas vacaciones, procedo a pasar lista. Veo que estáis todos, me alegro. Igual os ha faltado algo para que sean perfectas pero aquí estoy yo para solucionarlo. ¿Tras buscar y buscar no habéis encontrado una serie corta pero intensa que os haya satisfecho?. Tranquilos, yo la tengo.

La casa de las flores, ha sido sin duda el fenómeno de este verano. Esta comedia mexicana de trece capítulos y producida por Netflix se ha convertido en esa serie de la que todos hablan y que si no has visto parece que no estés en la onda.

En un principio La casa de las flores te puede dar cierto reparo si eres de los que tienen prejuicios a la hora de escuchar el acento mexicano y no se encuentra cómodo con ello. ¡Supéralo! porque te vas a perder una buena serie.

Si para ver ‘Narcos’ no te molesta el acento no tiene por qué hacerlo al ver ‘La casa de las flores

Telenovela 2.0
La casa de las flores es una versión muy actualizada del tan denostado género de la telenovela. A algunas personas es oír el concepto telenovela y ponérsele los pelos de punta. Lo dicho, ¡supéralo! que puedes perderte una gran serie.

La casa de las flores es el nombre que recibe la floristería de la que es propietaria la familia De la Mora, con Virginia de la Mora (Verónica Castro) a la cabeza.

Verónica Castro es toda una institución en el mundo de las telenovelas mexicanas por lo que es toda una declaración de intenciones de la producción.

En el primer capítulo veremos como durante la celebración del cumpleaños de Ernesto (Arturo Ríos), el patriarca de la familia, se produce un luctuoso suceso que ocasionará un cambio drástico en la vida de la familia De la Mora, todo un modelo de conducta ejemplar para la alta sociedad mexicana en la que viven.

Pero tras los últimos acontecimientos iremos viendo como están bastante lejos de ser la familia que todo el mundo cree conocer y que tiene más de un fantasma encerrado en el armario, nunca mejor dicho.

A raíz de todo esto se descubre la doble vida que lleva Ernesto el cual es propietario de un cabaret donde todo el personal es transexual y que tiene el mismo nombre que la floristería lo que llevará a situaciones surrealistas y bastante estrambóticas en el día a día de los protagonistas.

La familia De la Mora está formada por el matrimonio y tres hijos Paulina, Elena y Julián. Paulina, la mayor, es la única que está al corriente de la doble vida de su padre lo que le produce un serio disgusto con su madre Virginia y sus dos hermanos.

Pero no olvidemos que esto es una comedia, en ocasiones negra, y claro mexicana lo que le da una vuelta de tuerca más. Aquí nunca sabes como puede terminar una situación.

Paulina se robó el protagonismo
Acordaos de esta frase: «Ol-vi-dé can-ce-lar el ma-ria-chi». Y es que con esta frase se puede decir que empezó todo.

Seguramente no era la intención de Manolo Caro, el director de la serie, de que el protagonismo se lo llevara Cecilia Suárez, que encarna el papel de Paulina, si no que fuera más coral y más teniendo a Verónica Castro entre sus filas, pero la verdad es que conforme vas viendo avanzar los capítulos más cariño le coges al personaje de Paulina de la Mora.

Paulina: «Ol-vi-dé can-ce-lar el ma-ria-chi». Es seguramente la frase más famosa de la serie


La hija mayor de los De la Mora se convierte de repente en la cabeza de familia ya que es la única capaz de controlar, o al menos intentarlo, todo el caos que se va formando a su alrededor.

Paulina es madre de un hijo adolescente y está separada de su marido desde algún tiempo. El personaje del marido está interpretado por el español Paco León. Todo un reto de personaje ya que interpreta a una persona transgénero que ha pasado a llamarse María José.

La forma totalmente natural con que Paulina lo acepta aunque le cueste su matrimonio es otro punto más que ayuda a que te caiga bien su personaje.

Pero si hay algo que caracteriza al personaje de Paulina y que es ya todo un fenómeno de masas es la peculiar cadencia que tiene al hablar, que según la propia actriz, Cecilia Suárez, fue algo que surgió sin pretenderlo a partir de la mitad del primer capítulo.

Ha llegado a hacerse tan viral en redes sociales que bajo el hashtag #PaulinaDeLaMoraChallenge la gente imita esta particular manera de hablar. Hasta tal punto ha llegado el éxito que Netflix ha prohibido a la actriz a hablar como el personaje en cualquier entrevista que dé. Todo un fenómeno.

¿Por qué el éxito de La Casa de las Flores?
Además del personaje de Paulina, otro de los motivos al que debe su éxito la serie es la naturalidad con la que se tratan temas como la homosexualidad o al colectivo transgénero. En eso sí que son una familia ejemplar.

Como he dicho anteriormente a muchos les tirará para atrás el hecho de ser una producción mexicana pero oye si nos tragamos Narcos con todos sus acentos sin protestar igual tendríamos que darle una oportunidad a La casa de las flores.

Con sus trece capítulos de media hora os aseguro que vais a pasar un rato entretenido. Puede que tenga algunas carencias técnicas como por ejemplo que hay momentos en que no termina de definir por donde van a ir algunas de las tramas de los personajes o el tono apropiado que deben seguir pero casi se les perdona.

Por ver a Verónica Castro, toda una dama de la escena mexicana fumarse un porro ya merece la pena. Como diría Paulina: «mi-ren mi se-rie, que les va a gus-tar mu-cho».

Sigue navegando