Tarragona

El programa Severo Ochoa deja fuera al centro de investigación de referencia en Química

Con la pérdida de esta distinción, el centro tarraconense, puntero en investigación química, dejará de recibir 4 millones de euros de financiación y 14 becas de doctorado

En agosto del año pasado, el Institut Català d’Investigació Química (ICIQ) obtuvo el HR Excellence in Research que otorga la Comisión Europea, una distinción que reconoce las mejores prácticas en políticas de investigación de acuerdo con los estándares de este organismo europeo. No es el único distintivo. A lo largo de sus más de sus cerca de 15 años de trayectoria, esta institución con sede en Tarragona ha cultivado numerosos reconocimientos –17 proyectos europeos que suman casi 19 millones– y publica sus resultados científicos en las mejores revistas internacionales del campo de la química, con un importante impacto en cuanto a sus citas. 

Pese a ello, este organismo puntero a nivel internacional se ha quedado este año sin uno de los sellos más prestigiosos a nivel español como es el Severo Ochoa. Este reconocimiento –que otorga el Ministerio de Ciencia, Universidades e Innovación– es uno de los principales distintivos que reconocen los centros de investigación de excelencia del país y el Gobierno español le dedica una financiación anual de 40 millones.

Para el director del ICIQ, Miquel A. Pericàs, «es del todo incomprensible». Fue en otoño del año pasado que este organismo solicitó la renovación de un sello que ya obtuvo hace cuatro años. Pese a ello, en la resolución que se hacía pública el pasado 30 de junio, el centro se había quedado fuera. «Que el año pasado el Ministerio nos pusiera como ejemplo y después te presentes a una solicitud de renovación 100% seguro de que la obtendrás y te encuentres con esto, no se entiende», afirma Pericàs.

Importante pérdida de recursos
Un comité de expertos se encarga de hacer la evaluación a partir de un sistema numérico. Se tiene en consideración el resultado y el impacto de las investigaciones en este periodo de cuatro años, así como las propuestas estratégicas para la siguiente convocatoria. Sin embargo, en su resolución el comité consideró que actualmente el ICIQ no alcanza los «estándares suficientes» para obtener la acreditación y financiación.

De los 19 grupos de investigación, tres están capitaneados por mujeres

La pérdida del sello Severo Ochoa supone la pérdida de cuatro millones de euros de financiación directa para el centro además de catorce becas de doctorado, valoradas aproximadamente en otro millón de euros. Además, Pericàs remarca que esto supone que no podrán acceder a algunas convocatorias como la de la Fundació la Caixa, a la que tan solo pueden optar los centros que tienen el distintivo.

El centro ha presentado alegaciones. No está de acuerdo con las observaciones que se han hecho en la resolución. Y es que uno de los argumentos que alega el comité de expertos para no conceder el sello es la falta de mujeres entre las group liders de la institución. De los 19 grupos de investigación, tres están capitaneados por mujeres. «Estamos luchando para mejorar el balance de género. Hace tres años entró una mujer y el año pasado otra. Todos los centros de investigación tenemos que acabar con la falta de mujeres liderando grupos investigación», dice Pericàs.

Transferencia del conocimiento
Otro de los argumentos que se utiliza es la poca transferencia del conocimiento a la industria. En este sentido, el criterio que utiliza es el número de patentes licenciadas. Pericàs considera que «según el área de actividad es más habitual o no». En el caso de la investigación química apunta que este criterio «no es un buen instrumento». El director del centro pone en valor que el ICIQ fue pionero en España en crear el Open Innovation, un laboratorio con participación empresarial en la que la transferencia de conocimiento se hace de forma directa y que el año pasado generó contratos por valor de 2,5 millones de euros, lo que representa el 15% del presupuesto de esta institución.

El centro tiene previsto solicitar de nuevo la renovación del sello si las alegaciones no són favorables

Finalmente, el informe destaca la poca colaboración interna entre los investigadores del centro y que, por tanto, hay «pocas publicaciones firmadas por más de un grupo líder del instituto». Según Pericàs, este modelo responde a una «estructura piramidal de las instituciones. En cambio, en el ICIQ priman las colaboraciones internacionales ya que su estructura se basa en grupos de investigación independientes que gozán de gran autonomía». El centro, líder en investigaciones en el ámbito de la catálisis y las energías renovables, tiene previsto solicitar de nuevo en otoño la renovación del sello Severo Ochoa, si las alegaciones no prosperan..

Sigue navegando