Tarragona

La factura final del 155: frenazo a la investigación y a las ayudas sociales

La provincia hace balance a poco del final del 155: se ha dejado de invertir en parques eólicos o en residencias. Hay entes a medio gas

Algunos de los estragos del 155 en la provincia se recogen en el Tercer Inventario de Daños que ha recopilado la Associació Servidors Públics de Catalunya, una entidad sin ánimo de lucro que realiza estos informes para «poner en relieve el impacto y las consecuencias reales de las medidas adoptadas por el Estado español en la aplicación del artículo 155». Aquí se repasan algunos de los agravios de la aplicación del artículo en Tarragona. 

1. Sin inversión en parques eólicos
El 155 ha afectado a las ayudas para reducir la contaminación lumínica de los parques eólicos de la Terra Alta. La situación perjudicó a estas inversiones, que ascienden a casi 53.000 euros. Los planes del Govern eran los realizar una convocatoria a lo largo de 2017 para reducir la contaminación lumínica del parque situado en Corbera d’Ebre.

Este proyecto consiste en la sustitución de la señalización en 18 aerogeneradores para reducir el impacto ambiental que tiene esta iluminación en el entorno. Esta acción quería ampliarse a nivel de Catalunya a los parques de El Segrià, Les Garrigues y la Ribera d’Ebre. 

2. Retrasos en plazas de residencia
La afectación a las ayudas para  la «no ejecución de la previsión de plazas para gente mayor, personas con discapacidad, con enfermedades mentales y atención precoz con financiación pública por valor de 700.000 euros». En concreto, el pasado mes de octubre se presentó el incremento previsto para 2018 para dotar al Camp de Tarragona con 159 nuevas plazas de gente mayor en residencias, centros de día y otros servicios sociales.

Fuentes de la Conselleria de Treball, Afers Socials i Famílies reconocieron que, con el 155, la tramitación administrativa «es más lenta», pero remarcaron que es una inversión que «no está paralizada» y que esperaban que se pudiera desencallar en breve. Pese a ello, su ejecución ya ha sufrido un retraso respecto al calendario previsto inicialmente debido a la coyuntura política.  

3. Afectación en la investigación química
En el citado informe, los trabajadores de la Generalitat mencionan que hay organismos de Tarragona que se han visto «alterados». Uno de los que citan es la Fundació del Institut Català d’Investigació Química (ICIQ), ya que su representante era el conseller de Recerca i Coneixement, Santi Vila, quien dimitió el 26 de octubre, un día antes de que el Estado cesara a todo el Govern. 

Fuentes de la Conselleria reconocen que «es cierto que en los lugares donde teníamos representación no lo hemos sustituido», una circunstancia que «en algunos casos paraliza la actividad, como el ICIQ». 

4. La Fundació Pere Virgili, afectada
Es, según el informe de los empleados, otra entidad afectada. Se trata de la Fundació Institut d’Investigació Sanitària Pere Virgili (IISPV), en Reus. Es debido a que es miembro del patronato el conseller titular del departamento especializado en investigación. Si bien el día a día funciona, se denuncia que se «paralizan proyectos estratégicos». 

5. Consecuencias en el transporte
El informe habla de «alteración del funcionamiento» en cuanto a órganos como el Consorci del Transport Públic de l’Àrea de Tarragona, lo que supone «que no se pueda trabajar con normalidad ya que paraliza proyectos estratégicos». 

6. Los permisos de los ‘bous’ ebrenses
La temporada taurina en el Ebre arrancó en Aldover con una autorización especial que se tuvo que emitir desde Madrid. El delegado del Govern en las  Terres de l’Ebre, destituido por el 155, era el encargo de firmar los permisos. El Estado ha tenido que autorizar de froma transitoria al secretario de la Delegació para firmar los permisos. 

7. La memoria histórica, a la expectativa
La intervención estatal también ha detenido parte del trabajo estratégico en el Consorci Memorial dels Espais de la batalla de l’Ebre, según la última edición del inventario de daños. 

8. «Alteración» en la investigación
El Institut Català d’Arqueologia Clàssica, ubicado en Tarragona, también se ha visto afectado, según el documento del inventario de daños. En él se habla de «alteración del funcionamiento», sobre todo en cuestiones estratégicas. Muchas entidades, incluidos también los departamentos, funcionan en el día a día, pero no en cuanto a las decisiones de calado que se tienen que tomar. El principal problema es la planificación a medio y largo plazo.  

9. El desarrollo del Ebre, otra víctima
El Institut per al Desenvolupament de les Comarques de l’Ebre (IDECE) también aparece en el informe como ente afectado, en mayor o menor medida, por el 155. El documento indica que «no se puede trabajar con normalidad». 

10. Despidos y cancelaciones
El inventario recoge hasta 254 personas cesadas en Catalunya, 92 afectaciones en la contratación y 12 actividades canceladas o suspendidas. César Puig, Secretari General del Departament d’Interior, o los delegados del Govern Òscar Peris y Francesc Xavier Pallarès son algunos de los tarraconenses cesados. 

Sigue navegando