Tarragona

La tormenta eléctrica provoca la parada de las plantas de BASF y Repsol 

La factoría de La Canonja no prevé reanudar la producción hasta el lunes. La de El Morell lo ha hecho unas dos horas después

La nueva tormenta eléctrica de ayer por la tarde en el Camp de Tarragona provocó la parada de la planta que Repsol tiene en El Morell y la de Basf en La Canonja. Y ello a consecuencia de la caída de dos rayos cerca de las instalaciones. Por su parte, los bomberos recibieron una veintena de llamadas, la mayoría por acumulación de agua. 

Sobre las cinco de la tarde cayó un rayo cerca de las instalaciones que la empresa Basf tiene en La Canonja. Ello provocó la parada de la planta, que no reanudará su actividad hasta el próximo lunes

Un incidente parecido ocurrió a la misma hora en las instalaciones de Repsol en El Morell. Tras la caída del rayo se dispararon las protecciones eléctricas, apuntaba al Diari un portavoz de la empresa. La parada de la planta de propileno hizo que los gases se derivasen a la antorcha de seguridad, que produjo gran cantidad de humo negro y una llamarada. Aproximadamente dos horas después se puso en marcha el proceso para recobrar la producción.

El rayó que afectó a la planta de Repsol sería el mismo que dejó sin suministro eléctrico a 1.517 abonados del municipio de El Morell. 

Avisos a bomberos
Hasta las nueve de la noche, los Bombers de la Generalitat habían recibido una veintena de avisos relacionados con la tormenta que cayó en el Camp de Tarragona. La mayoría correspondían a la acumulación de agua, pero no fueron atendidos por el poco nivel del agua. Entre las 12 y las 18 horas, el teléfono de emergencias 112 había recibido 22 llamadas sobre quince incidentes.

Los avisos a bomberos comenzaron poco antes de las cinco de la tarde. La intervención más importante se produjo a  las seis menos cuarto en el número 25 de la calle Tres de Bonavista. Se trata de un inmueble compuesto de planta baja y primera. Cayó parte del techo, afectando a una habitación. No hubo heridos, porque no había nadie en el interior. Hacia el lugar se desplazaron tres dotaciones de bomberos y una patrulla de la Guàrdia Urbana. Se cortó el acceso al inmueble por peligro.

La localidad desde la que se recibieron más avisos fue Cambrils, entre ellos un coche en medio del puente del Castell de Vilafortuny, otro en la avenida de la Diputació, la caída de un árbol en la avenida de Bélgica, corriente de agua en la calle María Teresa Rivero y la caída de una rama sobre un coche en la calle Santiago Costa. 

Sigue navegando