Tarragona

Los boquerones y sardinas de Tarragona solo se venderán en Mercadona o en el pequeño comercio.

Tal como ya informó el Diari, Mercadona comprará el 80% de las sardinas y boquerones de la Confraria de Tarragona 

Los boquerones y sardinas de Tarragona solo se podrán comprar en las superficies de Mercadona y en el pequeño comercio local. Es la principal consecuencia para el ciudadano del acuerdo al que han llegado la cadena de supermercados y  la Confraria de Tarragona, ya que Mercadona comprará el 80% de del pescado azul antes de pasar por la lonja, con un precio cerrado que los pescadores sabrán antes de zarpar. El otro 20% del producto servirá para abastecer al pequeño comercio de Tarragona. 

Mercadona cuenta con 35 tiendas en la provincia de Tarragona y prevé utilizar el pescado azul de este acuerdo preferentemente en esta demarcación, aunque también en otros si las capturas han sido muy abundantes y hay demanda

El contrato firmado por Mercadona y la cofradía de pescadores es indefinido y renovable anualmente y, además, la cadena compra el 80% de la sardina y el boquerón de la flota tarraconense a un precio cerrado. El contrato entró en vigor este pasado lunes y también asume los gastos de alquiler de la nave donde se manipula el pescado y el pago de este servicio -poner en cajas con hielo-, que realiza el personal de la Confraria del Serrallo.

Los precios se han fijado de acuerdo con los pescadores, se revisarán cada año y los ejemplares deben cumplir también las condiciones pactadas de calidad y peso. Una portavoz de Mercadona ha resumido: "Es un acuerdo en el que ganan todas las partes, entra en la política de proximidad de la marca y los pescadores, valga la redundancia, salen a la mar con el pescado vendido, lo que les proporciona tranquilidad".

Se da el caso de que las barcas de la luz -que pescan de noche la sardina y los boquerones- de Tarragona están muy castigadas por el descenso de las capturas, tanto en cantidad como en tamaño

En declaraciones a la televisión TAC12, recogidas por Efe, el patrón mayor de la Cofradía, Esteve Ortiz, señala que la principal ventaja es que "los pescadores salen ya a un precio seguro y eso es una tranquilidad para todos".

Se da el caso de que las barcas de la luz -que pescan de noche la sardina y los boquerones- de Tarragona están muy castigadas por el descenso de las capturas, tanto en cantidad como en tamaño. Las vedas biológicas de dos meses -una de ellas finalizó el pasado domingo- alivian la situación, pero no la solucionan y la flota sardinera ha quedado reducida a diez barcas los últimos años.

A lo largo de este año, según anunció el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, se elaborará un estudio científico de la sardina y el boquerón en el litoral catalán, valenciano, murciano y el golfo de León. El estudio, liderado por el Instituto de Ciencias del Mar y el Instituto Español de Oceanografía y financiado con fondos europeos, debe ofrecer alternativas de gestión para estas pesquerías.

Sigue navegando