Tarragona

Misterio en los museos de Tarragona

Siete centros de la ciudad plantean a sus visitantes un juego para descubrir un robo ficticio de piezas

El ladrón internacional Jean-Pierre Bonart, conocido como Le Voleur d’Orsay, ha robado en siete museos de Tarragona para hacer negocio en el mercado ilegal. Se ha llevado una pieza de cada uno mediante la técnica del ‘cambiazo’: en el lugar de las obras sustraídas ha colocado réplicas idénticas. Ni la policía ni los responsables de los centros afectados han detectado aún de cúales se trata y solicitan ayuda ciudadana

Que nadie se alarme, este suceso no ha ocurrido de verdad. Es la trama del juego Misteri als Museus que plantean de manera conjunta siete museos de la capital tarraconense: Història, Art Modern, Nacional Arquèologic, del Port, Diocesà, Bíblic y CaixaForum Tarragona. Es la primera vez que lo organizan.

Los visitantes tendrán diez días para resolver el enigma, del 5 al 14 de octubre. La investigación se centra en cuáles han sido las piezas robadas y en qué lugar de Tarragona están escondidas las originales. Para participar hay que inscribirse, de manera gratuita, a través de un formulario en la web de Auriga, empresa de servicios culturales que ha ideado esta actividad (http:/aurigasc.com/misteri_museu/). Solo se puede jugar en grupo, de un máximo de seis personas.

«Los participantes podrán visitar las distintas instituciones dentro de su horario de apertura en el momento que quieran y siguiendo el orden que prefieran», explica Jordi Salvadó, de Auriga. El acceso será gratuito.
 Cada equipo dispondrá de una ficha de investigación para anotar su conclusiones y certificar su paso por los museos. El caco ficticio ha dejado pistas para tirar del hilo. El domingo 14 de octubre, a las 12.00 horas, se desvelará el misterio ante la sede actual del Museu Nacional Arqueòlogic de Tarragona (MNAT), en el Tinglado 4. 

Aquellos que lo resuelvan con más celeridad recibirán un premio especial. Para los que lo intenten también habrá obsequios: objetos de merchandising, catálogos, publicaciones, visitas guiadas exclusiva o entradas y pases especiales aportados por estos siete centros. 

Esta iniciativa sigue la línea de otra actividad conjunta que los museos de Tarragona realizan cada año durante la Nits del Museus, el Viatge a la Constel·lació.  Una excusa para que quienes no acuden habitualmente a estos espacios culturales se acerquen a conocer el patrimonio que exponen. «Queremos atraer a un público lo más diverso posible. Y romper con la idea de que los museos son lugares aburridos, demostrando que son sitios donde te lo puedes pasar muy bien», comenta Salvadó.

«Son auténticas aulas vivas que transmiten valores culturales y sociales a la ciudadanía», añade Andreu Muñoz, director del Museu Bíblic.
Misteri al Museus, que se enmarca en las Jornadas de Patrimonio (12-14 de octubre), no tiene límite de edad, pero quiere echar el anzuelo en la franja de edad más joven, de 25 a 40 años. «Es un tipo de público que es más difícil de llevar a los museos», dice Salvadó.«Queremos llegar a familias y grupos de amigos», apunta Mònica Borrell, directora del Museu Nacional Arqueòlogic, que considera que es «una iniciativa muy interesante que puede tener recorrido a lo largo de los años».

Sigue navegando