Tarragona

Patrimonio para peques

Santes Creus y Miravet acogen actividades en familia para desvelar los secretos del monasterio y el castillo

Una especie de Indiana Jones a la catalana, pero con un nombre muy british (Mr. Stone), que guía a abuelos, padres e hijos por los recovecos del monasterio de Santes Creus o por las salas del castillo de Miravet. 

Un aventurero que intenta que los peques, por si solos o con una pequeña ayudilla de sus progenitores, desvelen mediante una serie de pistas los secretos de las tumbas reales del cenobio cisterciense o saquen a la luz los misterios del enclave ebrense. 

Es la esencia de dos de las actividades que ha organizado la Agència Catalana del Patrimoni Cultural de la Generalitat. El objetivo es que las familias se impregnen del conocimiento del patrimonio al tiempo que se lo pasan en grande. Aprender divirtiéndose mientras la familia desarrolla una actividad conjunta.

‘Mr. Stone i el secret de les tombes reials de Santes Creus’ tendrá lugar los últimos sábados de agosto y de septiembre, es decir, el sábado 25 de agosto y el sábado 29 de septiembre. Hay dos sesiones. A las 12 y las 17 horas.

La actividad ‘Mr. Stone i el misteri dels templers’ se desarrollará el sábado 1 de septiembre, también a las 12 y 17 horas.
En ambos casos hay que reservar previamente en el teléfono 977 63 83 29 o en el correo electrónico reservesmonuments.acdpc@gencat.cat

La web http://patrimoni.gencat.cat/ca/estiu detalla todas las actividades que se organizan. La responsable del área de yacimientos y monumentos de la Agència Catalana de Patrimoni Cultural de la Generalitat, Marina Miquel, explica que su oferta se dirige a tres públicos: el individual interesado por el patrimonio, es decir, fundamentalmente turistas; el escolar (grupos de alumnos que visitan los monumentos como parte de su currículo) y el público familiar, que es en el que se han centrado en los útimos años.

Las dos aventuras de Mr. Stone en Tarragona están adecuadas a ese público. «Es una actividad participativa y muy lúdica. Esto no quiere decir que no sea educativa sino que la información se aporta de una forma muy divertida. Los niños comprenden la historia del monumento a través de una serie de enigmas que tienen que resolver», relata Miquel.

Los pequeños se lo pasan en grande. La actividad de Santes Creus tendrá lugar el sábado 25 de agosto y el sábado 29 de septiembre a las 12 y 17 h. Fotos: Paco Amate/’Agència Catalana del Patrimoni Cultural

La empresa encargada de las actividades en Santes Creus y Miravet es Iber SL, una spin-off de la URV, es decir, una firma nacida de la universidad. Sus socios son investigadores de la Rovira i Virgili. Iber SL obtuvo mediante concurso la concesión de las actividades.
La coordinadora de las actividades en monumentos de Iber SL, Laura Bricio, comenta que la intención es que la visita sea «muy dinámica, experiencial. Vamos más allá y no lo consideramos una actividad puramente familiar sino intergeneracional, para que se adecúe a todas las edades».

Aparte de las actividades de Santes Creus y Miravet, Iber SL tiene previsto otra en septiembre en la cartuja de Scala Dei, en el Priorat. Se denomina «Darrere els passos dels cartoixans». 

Ya han intervenido en Tarraco Viva y en la Tarraco Family Week, pero ahora se centran en el yacimiento íbero de La Cella, en Salou. Organizan una visita teatralizada que permite sumergirse en la vida de los íberos gracias a la propia explicación y a las gafas en 3-D que se entregan a los visitantes y recrean el pasado.

El patrimonio, un elemento vivo

Miquel afirma que «entendemos el patrimonio como un elemento vivo, como una muestra de la historia de Catalunya. Son monumentos, sí, pero también escenarios de nuestra historia colectiva. Se tienen que preservar pero sobre todo hay que difundirlos por los valores que aportan». 

De ahí que, aunque los niños y niñas ya visiten en su día los monumentos con sus colegios, sea muy importante que la interiorización de esos valores se haga en el ámbito familiar. «Hay que enseñarles a querer el patrimonio», sentencia Miquel.

Sigue navegando