Tarragona

Se buscan mentores en Tarragona para acompañar la aventura de crecer

La entidad Quilòmetre Zero necesita voluntarios para sus programas con niños y adolescentes 

Basta con darse un paseo por los blogs que escriben los jóvenes voluntarios del proyecto Rossinyol para poner en valor aquello que las abuelas llamaban «buenas influencias». Se ve a universitarios con sus correspondientes niños ‘mentorados’ en la biblioteca, en el cine, en la playa, de paseo por la ciudad, haciendo manualidades... 

El proyecto, que organiza la ONG tarraconense Quilòmetre Zero, consiste en reunir a niños y adolescentes de diferentes contextos sociales y culturales con universitarios que estén dispuestos a pasar tiempo semanalmente con ellos haciendo actividades lúdicas. La intención, además de ofrecer una oportunidad a los chicos de ocupar su tiempo de ocio de formas que muchas veces no han podido disfrutar, es que cuenten con un referente, un ejemplo en quién mirarse.

En el curso pasado se formaron casi 20 parejas de mentoría con chicas y chicos de diferentes barrios de Tarragona (Camp Clar, Bonavista y Sant Salvador) y de La Canonja.

Para el curso que comienza hoy  se ha iniciado el proceso de búsqueda de jóvenes universitarios dispuestos a hacer de voluntarios. Los niños que participan en el proyecto son propuestos desde las distintas escuelas y, aunque en principio la intención este año es contar con los mismos centros educativos, están abiertos a acoger a nuevas escuelas.

Compañeros de aficiones

Además del proyecto Rossinyol, que ya lleva varios años en funcionamiento en la ciudad, el año pasado Quilòmetre Zero puso en marcha el Projecte Grow Up.

La intención, igual que en  el Rossinyol, es la mentoría social, pero en este caso lo que se busca es poner en contacto a adolescentes con jóvenes universitarios que compartan los mismos intereses.

El año pasado se consiguió formar cinco parejas, cada una con intereses bien distintos, como el teatro, la informática y el flamenco. «Costó encontrar los perfiles específicos, pero la experiencia fue muy buena», relata Marina Claverias, voluntaria de la organización. 
En este caso, los adolescentes participantes son seleccionados a través de los Centres Oberts de Tarragona.

Camino de la emancipación

Además de estos dos proyectos, la entidad también se encuentra a la búsqueda de personas mayores de 30 años, esta vez para participar en un proyecto con jóvenes que se encuentran en centros de acogida o pisos tutelados. La intención es que los mentores se conviertan en un referente, tanto en lo práctico como en lo emocional, para los retos que supone la emancipación.

Sigue navegando