Tarragona

Tres horas para trasladar a un paciente urgente de gran peso al Joan XXIII

El paciente precisaba un vehículo bariátrico especial, del que sólo hay uno en la región, y se encontraba en el taller pasando la revisión

El CAP El Morell solicitó, el pasado jueves, una ambulancia para derivar a un paciente con una insuficiencia respiratoria hasta el Hospital Joan XXIII de Tarragona. El aviso se dio a las seis y media de la tarde, pero el hombre no llegó al centro hospitalario hasta tres horas después. El motivo fue que el paciente, que pesaba entre 148 y 150 kilos y medía aproximadamente un metro y medio    –según confirma el SEM–, requería de una ambulancia bariátrica y la de Tarragona se encontraba, casualmente, en el taller, pasando una revisión. El comité de empresa de Ambulancias Egara denuncia públicamente la desidia que la compañía muestra sobre el mantenimiento de las ambulancias y pone como ejemplo el episodio ocurrido el pasado jueves.

El centro de atención primaria de El Morell llamó al SEM solicitando una ambulancia para derivar a un hombre que sufría una insuficiencia respiratoria. Eran las 18.27 h. Doce minutos más tarde, la ambulancia de soporte vital básico y un vehículo de intervención rápida llegaron al lugar, acompañados de tres técnicos y de un médico. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que el hombre, al que le costaba respirar, no podía ser trasladado en una ambulancia convencional porque su constitución no permitía realizar el viaje con seguridad, según relata el comité de empresa. 

El SEM insistió en realizar igualmente el traslado, pero los técnicos se opusieron

Necesitaban una ambulancia bariátrica y así lo solicitaron. Pero la respuesta fue que el vehículo especializado se encontraba en el taller, pasando una revisión. De este tipo de ambulancia hay una en el Camp de Tarragona y otra en Terres de l’Ebre, tal como marca la normativa. Según la versión del comité de empresa Egara, el SEM insistió en realizar igualmente el traslado, pero los técnicos se opusieron. Al cabo de aproximadamente dos horas y media, la empresa Egara decidió enviar a El Morell la ambulancia bariátrica de Terres de l’Ebre. A las 21.37, el hombre con insuficiencia respiratoria llegó al Joan XXIII.

Desde el SEM aseguran que «no fue hasta después de llamarnos que nos informaron de la constitución del paciente. Las correas de la camilla de la ambulancia convencional no le servían, pero el vehículo especial estaba en el taller», y añaden que «el paciente no se encontraba en medio de la calle, estaba en un CAP, monitorizado y atendido. Además, la evolución del paciente era positiva». Por su parte, la empresa Ambulancias Egara asegura que «se trata de un hecho puntual y que esperamos que no vuelva a ocurrir».

Sigue navegando