Trending

EL BOOM DE LA COSMÉTICA ECOLÓGICA

La cosmetica ecologica está creciendo a un ritmo vertiginoso, ¿es sólo una moda?

Muchos creen que la cosmética bio es sólo una moda más. Que al fin y al cabo lo que nos ponemos en la piel no penetra en nuestro organismo, o lo hace muy poco. Pero la aparición de un número cada vez mayor de estudios clínicos concluyentes ha hecho que los consumidores cobren consciencia de que la cosmética es un producto con el que hay que ser mucho más exigente. Estos estudios han revelado que la capacidad de penetración de los cosméticos es mayor de lo que se creía y que los ingredientes que actúan como disruptores hormonales pueden ser precursores de enfermedades diversas.

Ciertamente, la cantidad de ingredientes tóxicos y de derivados del petróleo y disruptores hormonales que contienen los cosméticos tradicionales hace que nos volvamos consumidores más inquisitivos: pedimos fórmulas limpias, una cosmética que respete la salud y que, de paso, respete el medio ambiente en su proceso de elaboración.

De ahí que hayan surgido cada vez más empresas pequeñas y medianas que se dedican a la elaboración y venta de estos productos. Un fenómeno interesantes es que la compra online de este tipo de productos se ha hecho un hábito. Tiendas como Bioherbarium, tienda online de cosmética ecológica que tiene un amplio surtido de marcas certificadas, asesoramiento online y telefónico y un extremo cuidado en la selección de los productos, han duplicado su crecimiento el último año.

En cuanto a la elaboración, destaca la aparición de productos hechos a mano con mimo y con ingredientes 100% naturales, especialmente en el caso de productos básicos como los jabones artesanales.

También cabe señalar que las marcas españolas han hecho un esfuerzo cada vez más importante para presentar una cosmética cuidada y de alta calidad, como es el caso de Dulkamara Bamboo y otras marcas nacionales que pueden competir en igualdad de condiciones con marcas de cosmética ecológica ya muy conocidas y valoradas, como John Masters Organics o Madara.

Tal vez porque vender online permite almacenar y conservar en estado idóneo la cosmética Bio, cuyos ingredientes han de ser preservados de los focos, del sol excesivo y del calor.

Por qué los consumidores buscan este tipo de cosmética

Los amantes de la cosmética ecológica buscan ante todo salud. Pero hay muchos tipos de clientes. Una gran mayoría son personas que han luchado durante años contra problemas de piel persistentes como el acné, el vitíligo o la queratosis, o bien otros problemas que son puramente estéticos pero que pueden resultar muy molestos, como la cuperosis o los brillos excesivos del rostro. A veces han probado de todo, y es asombroso ver cómo les ayuda el cambio de su rutina habitual a una rutina de cremas ecológicas certificadas.

Otro tipo de clientes están en tratamientos por enfermedades graves o toman medicación que les ocasiona problemas de piel, manchas, etc. Este tipo de clientes son también muy receptivos a las virtudes de esta cosmética.

Existen también personas que necesitan imperativamente usarlos porque sufren alergias, intolerancias o SQM (sensibilidad química múltiple) o intolerancia ambiental idiopática. Se trata de un síndrome crónico en el que la persona afectada experimenta síntomas recurrentes que implican a varios órganos y que están provocados por la exposición a químicos (detergentes, cosméticos, etc).

Por último, una cantidad creciente de mujeres, y también de hombres, que no tienen problemas de piel ni tampoco de salud son cada vez más conscientes de que es necesario ser respetuoso con el medio ambiente, además de con la salud propia. Y éste es el mayor activo de la cosmética Bio: es una cosmética cruelty free (no testada con animales, ni el el producto ni sus ingredientes), el packaging es reciclable, las empresas cumplen con los criterios medioambientales de sostenibilidad y los productos tienen fórmulas impecables con los ingredientes sintéticos permitidos por los exigentes certificados Bio. Así las cosas, es natural que la cosmética ecológica certificada sea cada vez un producto más demandado.

Sigue navegando