Trending

¿Tú también quieres conocer todo lo que rodea al cultivo de una planta?

Con estos consejos ya no te quedarán dudas a la hora de cultivar cualquier tipo de planta

Qué materiales utilizar, cómo entender a las plantas, cómo podemos mejorar la tierra que usamos o bien cuáles son los aspectos clave que no podemos pasar por alto son algunas de las muchas cuestiones que a menudo presentan problemas para cualquiera que esté interesado en el cultivo de plantas.

Al fin y al cabo, las plantas son seres vivos y, como tal, incluso los aspectos que a priori podríamos pensar que son los más insignificantes en su cuidado pueden marcar una verdadera diferencia (por ejemplo, a la hora de saber en qué casos son útiles las semillas feminizadas). Sobre todo si tenemos en cuenta que, de las diferentes especies que habitan el planeta, sin duda alguna las plantas son las más complejas, las más evolucionadas y las más asombrosas. En especial cuando somos conscientes de todo lo que esconden.

Conociendo mejor a las plantas: el primer paso

De esta manera, y antes de entrar en más detalles acerca del cuidado de las plantas, conviene saber con mayor profundidad algunas de sus características. Una serie de aspectos que más tarde nos servirán para saber cómo cuidar mejor y cómo conseguir cultivar cualquier planta que queramos.

En primer lugar, y a pesar de que todos estemos familiarizados con el término “fotosíntesis”, la gran mayoría de personas desconocen cómo respiran las plantas.

De forma muy resumida, las plantas respiran a través de los estomas y las lenticelas, unos poros que se encuentran tanto en las hojas como en el tallo de las plantas y que son las responsables del conocido intercambio de gases que producen los vegetales. Es decir, el desprendimiento de oxígeno durante el día y la absorción de dióxido de carbono por la noche. Un proceso que forma a su vez parte de la fotosíntesis y que explica por qué es tan importante la luz que reciben las plantas.

No obstante, si bien es cierto que la luz será un elemento indispensable a la hora de cultivar una planta, no todas las especies necesitarán la misma cantidad de luz. De hecho, hay plantas que prefieren los lugares sombríos para crecer (o bien las zonas de interior de las casas) mientras que hay otras que necesitarán de un contacto constante y directo con la luz del sol para poder desarrollarse bien.

Además de todo esto, otro aspecto fundamental de las plantas, y que también está relacionado con la fotosíntesis, es la poda. No solo por el hecho de que al podar nuestras plantas podremos eliminar todas las ramas y hojas que están más debilitadas o bien podremos dar la forma que queramos a nuestra planta sino que será una forma de optimizar el crecimiento de la misma, facilitando que tanto la energía que recibe del sol como los nutrientes que coge de la tierra vayan a los lugares donde más lo necesita.

Sin embargo, a la hora de podar tenemos que tener cuidado de no cortar ramas principales y de no dañar a nuestra planta (dado que conseguiríamos el efecto contrario al deseado). Por ello es muy importante contar con las herramientas necesarias, que de nuevo variarán en función de la planta que tengamos, desde unas simples tijeras de jardinería hasta las motosierras de poda que necesitaremos en el caso de que tengamos árboles.

La importancia de elegir una buena tierra para cultivar

Una vez que ya conocemos mejor las características generales de las plantas, también es importante recordar un aspecto que será fundamental a la hora de cultivar cualquier vegetal: la tierra que elijamos. Pues no debemos olvidar que precisamente la tierra donde se encuentra nuestra planta será la encargada de alimentarla por lo que deberá de contar con los minerales necesarios para asegurar su buen crecimiento.

De hecho, es interesante conocer las diferentes propiedades de los minerales así como las posibles deficiencias de los mismos en las tierras que utilicemos dado que en muchas ocasiones traen consigo problemas para las plantas. Por ejemplo, una falta de potasio se traducirá en un peor crecimiento y mantenimiento de la planta. O bien el fósforo y el nitrógeno, dos elementos que deben de estar presentes en el suelo dado que juegan un papel primordial en la síntesis estructural de las principales moléculas que forman la planta (y que explican por qué la mayoría de los fertilizantes y abonos incluyen estos elementos en su formulación).

Por último, y teniendo en cuenta todo lo anterior, si queremos tener la seguridad de que nuestras plantas crecen bien y de que no les falta nada, lo mejor que podremos hacer será invertir en materiales de calidad (abonos, macetas, herramientas de poda, etc.). Y ya estaremos en disposición de comenzar a cultivar las plantas que más nos gusten.

Sigue navegando