Más de Camp

El sostenible equilibrio de ovejas y cepas en viñedos del Baix Penedès

Los animales encuentran alimento, al tiempo que abonan la tierra y ayudan al crecimiento de los frutos

JOSÉ M. BASELGA

Whatsapp
Las ovejas comen sólo las hojas de las cepas. FOTO:  DT

Las ovejas comen sólo las hojas de las cepas. FOTO: DT

En pleno debate sobre la sostenibilidad y la reducción de emisiones de CO2, los hombres y mujeres del campo vuelven a demostrar su implicación por la economía circular y respetuosa con el medio. Y demuestran que todo es cuestión de voluntad. Y de lógica. En el viñedo de Sebastià Pie, en Bonastre, un rebaño de 700 ovejas ayuda a retirar las hojas de las cepas (espampolar), lo que evita el trabajo manual, pero además supone un beneficio para la planta, para la tierra, para las ovejas, para el agricultor y para el pastor.

La intervención de las ovejas sólo puede durar 15 días. Es el tiempo justo en el que el grano de uva tiene un tamaño de entre un grano de pimienta y un guisante.

Sebastià Pie explica que cuando el grano es pequeño la oveja se lo comería junto a las hojas. Cuando es de tamaño grande también se lo comería, pero porque les gusta. En el intervalo de tiempo intermedio lo descartan y sólo comen las hojas sin causar daños al fruto.

En dos horas de intervención en el campo las ovejas realizan el trabajo de todo un día del agricultor. Además es de una manera natural, ya que no se utiliza ningún tipo de maquinaria, lo que ya supone un beneficio ambiental.

Limpio

El viñedo queda limpio de hojas en las parras, con lo que la uva queda al descubierto. Con ello se favorece la aireación y la radiación solar del fruto, lo que es muy indicado en estas fechas. También facilita el tratamiento con productos ecológicos ya que llegan directamente a la uva.

Por su parte, las ovejas del pastor Josep Marcel disponen de alimento gratis en un momento en el que escasean los prados y la hierba fresca. Los animales, además, con sus defecaciones contribuyen a abonar toda la zona con un material natural que resulta beneficioso para la tierra de cara a próximas temporadas.

Sebastià Pie trabaja desde hace años en esa viña ecológica de Bonastre. «Para la intervención de las ovejas es imprescindible que sea agricultura ecológica. Que no haya tratamientos que las puedan afectar». Las ovejas, además, son de un pastor del mismo Bonastre por lo que todo queda en el municipio en un ejemplo de sostenibilidad, aprovechamiento de recursos y el reivindicado Km0. Es cerrar el círculo de la sostenibilidad ambiental pero también de la economía colaborativa en un mismo municipio.

A la altura

Las ovejas comen con la cabeza a la altura de las hojas que deben retirarse para favorecer el crecimiento de las uvas. Hace años que Pie cuenta con esas colaboradoras en su viñedo. «Es una forma ecológica de producción en la que todos los participantes tienen un beneficio de una manera sostenible con el medio».

Y está convencido de que esa filosofía de la sostenibilidad y el trabajo respetuoso con el medio se impregna en el fruto y a su vez en los vinos. «Por responsabilidad cada vez se va a tener que trabajar en ese equilibrio ambiental y económico».

Temas

Comentarios

Lea También