La Conca de Barberà: "Hay espacios que no podremos recuperar nunca más"

En Montblanc todavía esperan 3 MEUR euros de ayudas del Estado dos años después de las riadas

ACN

Whatsapp
La Conca de Barberà:

La Conca de Barberà: "Hay espacios que no podremos recuperar nunca más"

La Conca de Barberà:

La Conca de Barberà: "Hay espacios que no podremos recuperar nunca más"

La Conca de Barberà:

La Conca de Barberà: "Hay espacios que no podremos recuperar nunca más"

La Conca de Barberà:

La Conca de Barberà: "Hay espacios que no podremos recuperar nunca más"

En la Conca de Barberà, dos años después de la riada, la recuperación se hace evidente. Mientras en algunos puntos todavía son visibles los daños por el desbordamiento del río Francolí -como el puente Viejo de Montblanc, con barandillas provisionales, o el puente de la Font Baix de la Espluga, con restos de vegetación y escombro-, en otras zonas el aspecto ha cambiado notoriamente. Los cauces están más verdes que nunca. Casas y negocios afectados por las inundaciones de la noche del 22 de octubre del 2019, en la cual murieron seis personas, se han ido rehaciendo poco a poco de los daños. "Hay espacios que no podremos recuperar nunca más", dice Xavier Rosell, regidor de Medio Ambiente del Espluga. Los ayuntamientos todavía restan pendientes de ayudas. En Montblanc esperan 3 millones de euros del Estado.
En l'Espluga de Francolí, donde nace el río, el puente y rotonda de acceso al municipio conservan algunas cicatrices de la riada que arrasó la Cuenca y las Garrigues. En una explanada, donde había habido una bodega y un restaurante, aparcan vehículos, en un entorno calificado como inundable. Algunos viejos inmuebles destruidos por la fuerza del agua ya no se arreglarán. Un monumento recuerda los desaparecidos por una llevantada que hizo aflorar iniciativas como la 'Riada Solidaria'.

Al Espluga hay 300.000 euros pendientes del Estado. La lentitud burocrática ha puesto al límite los ayuntamientos de esta comarca que quiere pasar página de una catástrofe que destrozó casas y negocios. "Una tromba de agua es devastadora, necesitas mucho tiempo para recuperarte; volveremos a la normalidad, pero no es rápido, no depende solo de nuestra voluntad, la burocracia es lenta", afirma el regidor de Medio Ambiente y Servicios Municipales del Espluga, Xavier Rosell.

Un nuevo paso inundable en la entrada de la Espluga

Buena prueba es que hace unas pocas semanas se construyó un paso inundable en la entrada de la Espluga a fin de recuperar un camino tragado por el temporal, que daba acceso a la depuradora de agua y a un conjunto de casas. "Dos años para arreglar un camino... La administración es muy lenta", reitera. El parque fluvial, que se denominó como 'zona cero', ya se saneó. Con todo, falta reubicar la zona de parque infantil, de recreo y lavadores. Hay proyecto, pero faltan recursos.

También son visibles los restos de la antigua bodega Rendé Masdéu donde un mensaje sobre el escombro informa de la nueva ubicación en las afueras. Este sábado se ha organizado una jornada de puertas abiertas. Otro negocio que quedó muy afectado por el desbordamiento del río, Dragón Activo, de deportes de aventura, hace manos y mangas para hacer frente a las costosas obras de restauración de su edificio. "Mica en mica, como economía de posguerra", afirma el responsable, Gonzalo Gil.

Montblanc espera 3,2 MEUR, con el pont Vell como principal proyecto

El alcalde de Montblanc, Josep Andreu, ha avanzado al ACN que el próximo martes la Generalitat se posicionará sobre la riada y se resolverán definitivamente las ayudas al conjunto de territorios afectados por las trombas de agua. Andreu calcula que a lo largo de la primera quincena de noviembre podrán llegar las esperadas ayudas, dos años después de la llevantada, con pérdidas millonarias. Llegaban a superar los 12 millones de euros en Montblanc. "No pueden tardar tanto a llegar estas ayudas, algo falla, y más cuando son por una urgencia", manifiesta Andreu.

En Montblanc la cifra supera los 3 millones de euros. La prioridad del consistorio será arreglar el camino del cementerio y la rotonda del colegio de la Merced. Más adelante se intervendrá en tres puentes destruidos por la riada: el de la fuente de Bolovi, que el ejército reconstruyó, el del molino del Pas, y el puente Viejo, que se llevará 1 millón de euros. El emblemático puente medieval mantiene vallas provisionales. La gente pasa con cautela. "Los haremos de cara en marzo; para actuar tenemos que estar por debajo de niveles freáticos", dice Andreu.

Los propietarios de inmuebles a raíz del pont Vell de Montblanc ya han podido ir devolviendo todos en sus casas, después de hacer varias obras de contención. Algunos vecinos quieren reconstruir un muro exterior, al cauce del río, entorno donde el Ayuntamiento se plantea hacer un camino, en un tira y afloja entre administraciones. "Tenemos numerosos informes favorables que avalan recuperar el muro de protección, tal y como lo teníamos antes de la riada, y también la ACA nos acaba de autorizar la obra, pero ahora se nos interpone Urbanismo", lamentan.

Temas

Comentarios

Lea También