Más de Camp

La llamada más anhelada del año

Los Reyes online. Diversas familias de Valls pudieron hablar en directo a través del móvil con Melchor, Gaspar y Baltasar

JÚLIA GIRIBETS

Whatsapp
Mariona y Bruna París, de 4 y 9 años, de Valls, hicieron ayer una videollamada donde pudieron conversar durante unos minutos con el Rey Melchor.  FOTO: DT

Mariona y Bruna París, de 4 y 9 años, de Valls, hicieron ayer una videollamada donde pudieron conversar durante unos minutos con el Rey Melchor. FOTO: DT

Las diez de la mañana del 5 de enero. Las hermanas Mariona y Bruna París, de 4 y 9 años, ya saltaban por casa nerviosas. Sabían que por la tarde los Reyes Magos pasarían por su ciudad, Valls, y ya imaginaban cómo sería ese momento. También eran conscientes que este año la situación es diferente y que no podían salir a la calle a ver la cabalgata y compartir este día con los demás niños y niñas, pero la ganas estaban intactas.

«Veremos a los Reyes por la tele», decía Mariona. «Y a través del móvil», añadió Bruna. Y es que, en Valls, como en la mayoría de los pueblos y ciudades, las nuevas tecnologías han sido las mejores aliadas de sus majestades este año.

La capital del Alt Camp ha buscado una original fórmula para sustituir a la tradicional cabalgata y prescindir de aglomeraciones en las calles, ofreciendo a los más pequeños la posibilidad de hacer una videollamada con los Reyes Magos, justo después de la llegada de sus majestades a la ciudad. Este acto de recepción fue retransmitido ayer por la tarde a través de las redes sociales del Ayuntamiento, para que todos los vecinos de la ciudad lo pudiesen ver desde casa.

Mariona y Bruna, son dos de las muchas niñas y niños de Valls que además, optaron por realizar la videollamada.

Ayer por la mañana, horas antes de la conexión, ninguna de las dos tenía demasiado claro qué iba a decirles a los Reyes cuando los tuviesen delante de la pantalla. Tampoco sabían si podrían contactar con los tres o solamente con uno de ellos. Lo que sí que intuían es que iba a ser un momento muy especial. «Otros años venia el Rey Melchor a casa, nuestro preferido, a traernos los regalos», recordaban. Este año solamente se han podido saludar a través del teléfono móvil.

Después de un largo día de espera y nervios llegó el gran momento y el teléfono comenzó a sonar cuando ya pasaban las 7 de la tarde. Las dos pequeñas descolgaron y llegó la magia.

El Rey Melchor, su favorito, apareció de repente en pantalla para hablar con ellas, que lo miraban con cara de emoción y sorpresa, cogidas de la mano.

Por fin llegó el momento de tener la anhelada conversación. Las dos niñas no dudaron en repasar la lista de regalos que habían pedido y su majestad les preguntó si se habían portado bien. Respondieron que sí, aunque «siempre se puede mejorar», a lo que Melchor asintió. Mariona se sorprendió porque su rey preferido conocía su nombre y detalles de su personalidad, igual que pasaba con Bruna.

Fueron unos minutos de felicidad en que las dos pequeñas pudieron disfrutar de un momento mágico, pese a las restricciones actuales. La emoción siguió después de la conversación y la familia se dirigió a casa de la abuela por si sus majestades habían dejado ya algún regalo. Entre otras cosas, Mariona esperaba un Pin y Pon y Bruna una caravana de la Barbie.

Temas

Comentarios

Lea También