Más de Cat/ Es/ Món

Educació recomienda calentar las aulas antes de la llegada de los alumnos

En un nuevo documento con orientaciones en el ámbito educativo se destaca la búsqueda del equilibrio entre la ventilación y el 'comfort térmico'

ACN

Whatsapp
Pla general de l'interior d'una aula de l'institut Julio Antonio de Móra d'Ebre. FOTO: ACN

Pla general de l'interior d'una aula de l'institut Julio Antonio de Móra d'Ebre. FOTO: ACN

El Departament d'Educació recomienda que las aulas se calienten con las ventanas cerradas un mínimo de una hora antes de que lleguen los alumnos. Esta es una de las indicaciones que consta en las 'Nuevas orientaciones sobre ventilación en los centros educativos en el marco de la covid-19', que amplía y complementa las que ya se habían hecho. Así, se establece que la ventilación se tiene que hacer "a partir del momento en que llegue el alumnado, durante la actividad lectiva y al final de la jornada". Al finalizar la jornada, se tienen que abrir todas las ventanas y puertas de las aulas un mínimo de media hora. Puertas y ventanas se tienen que abrir un mínimo de 20 centímetros, entre 10 y 15 minutos cada hora. En las guarderías, se tiene que ventilar durante cinco minutos cada media hora.

Las nuevas recomendaciones destacan que un aula vacía y bien ventilada después de su última ocupación "tiene el aire libre de virus". También defienden que la velocidad de renovación del aire es mucho más grande que la velocidad de pérdida de carga térmica en el aula. Por eso, para buscar el equilibrio entre ventilación y confort térmico, establece el calentamiento previo de las aulas y la ventilación mínima de media hora al acabar la jornada.

Las recomendaciones insisten que la ventilación tiene que ser "cruzada y continuada" y que hace falta que estén así "el máximo de horas posibles". De manera general, se indica que en una aula se consigue la ventilación adecuada abriendo las ventanas 20 centímetros si son correderas u oscilobatientes, o abriendo las delgas en un ángulo de 45 grados de manera continua y manteniendo las puertas totalmente abiertas. Se añade que los días ventosos o con gran diferencia de temperatura entre el exterior y el interior facilitan la ventilación "y permiten aperturas menores".

La guía afirma que durante los descansos y cuando el aula esté vacía hay que hacer "ventilaciones totales" de 10 minutos. Una vez pasado este tiempo, hay que cerrar y calentar el espacio para mejorar el confort térmico hasta que regrese el alumnado.

También se recomienda repartir la apertura entre todas las ventanas del aula y no abrir al máximo una sola ventana. En las zonas comunes, como pasillos y vestíbulos, también es necesario mantener una "ligera" apertura de puertas y ventanas.

El documento asegura que los centros ubicados en edificios construidos o remodelados a partir del 2007 cumplen el Reglamento de Instalaciones Térmicas (RITE) y disponen de una instalación que permite la ventilación de los espacios y, una vez supervisados, no es necesario abrir ventanas.

Por último, el documento incorpora que en aquellos casos en que no se pueda conseguir una ventilación adecuada, el centro se tiene que dirigir a los servicios territoriales correspondientes. Añade que la instalación de soluciones alternativas "requieren de una valoración necesaria por parte del personal técnico del Departamento de Educación, para garantizar una correcta efectividad de la medida" y que solo Educación tiene que evaluar estas medidas y, si es necesario, implantar soluciones alternativas.

Temas

Comentarios

Lea También