Más de Cat/ Es/ Món

Junio será el mes de luz más caro de la historia, con un 45,5% de aumento

El brutal incremento se debe a que se han disparado los precios del gas y de los derechos de CO2. La factura es un 28% superior a la de Francia, Alemania o Italia

JOSÉ M. CAMARERO

Whatsapp
El recibo del usuario medio puede llegar a sufrir una subida de 27,50 euros, con respecto al que pagó hace un año; y se situaría en 88,11 euros (impuestos incluidos).FOTO: GETTY IMAGES

El recibo del usuario medio puede llegar a sufrir una subida de 27,50 euros, con respecto al que pagó hace un año; y se situaría en 88,11 euros (impuestos incluidos).FOTO: GETTY IMAGES

La subida récord de los precios de la electricidad no tiene final. Cada día que pasa, el mercado marca nuevos máximos anuales, solo superados hasta ahora por los de una sola jornada: el 8 de enero, el epicentro de la tormenta Filomena que derivó en unos costes históricos. Para hoy miércoles está previsto que el precio de generación roce las referencias de principios de año, cuando alcanzó los 95 euros por megavatio/hora (Mwh). Este miércoles superará los 94,60 euros/Mwh.

No es una referencia más. Se aproxima a aquel récord de la nevada invernal y supone elevar en otros cuatro euros/Mwh el precio de generar electricidad en el mercado mayorista (el conocido como ‘pool’) con respecto al martes. Un repunte del 4% en 24 horas.

El problema para el bolsillo de los hogares es que el precio de la luz no para de subir desde principios de mes. De hecho, tocará máximos de 105,5 euros/Mwh entre las 21.00 y las 22.00 horas, mientras que el mínimo será de 82,5 euros/MWh de 16.00 a 17.00 horas.

Una subida de 27,50 euros

Con todos estos datos, el recibo de la luz de un usuario medio se ha disparado un 45,4% en la primera quincena de junio. Si se extrapolan a un mes completo los precios aplicados del 1 al 15 de junio, el recibo del usuario medio sufriría una subida de 27,50 euros con respecto al que pagó hace un año; y se situaría en 88,11 euros (impuestos incluidos).

De esta manera, junio apunta a la segunda factura más cara de toda la historia, teniendo por delante sólo los 88,66 euros del primer trimestre de 2012.

Todas estas referencias confirman la tendencia alcista en el mercado mayorista eléctrico español, que en lo que va de semana ha pulverizado un día tras otro precios y registra niveles muy por encima de los países del entorno. este martes, el mercado diario eléctrico en España marcaba precios casi un 28% superiores a los de Francia, Alemania o Italia, según los datos de RedOS.

El incremento se debe al aumento en los precios del gas y de los derechos de CO2 (dióxido de carbono), que en lo que va de junio superan los 51 euros por toneladas, duplicando su valor de hace un año. Todo ello, unido a una menor aportación de las renovables y la nuclear -con algunas plantas en mantenimiento-, y el incremento de la demanda por las altas temperaturas, lleva a esa espiral alcista en el precio que no parece tener fin.

Revolución en la factura

El precio de la energía tiene un peso cercano en la factura de en torno al 24%, mientras que la mitad corresponde a los peajes -el coste de las redes de transporte y distribución- y cargos -los costes asociados al fomento de las renovables, a las extrapeninsulares y las anualidades del déficit de tarifa- y algo más del 21% a los impuestos.

Las oscilaciones en el precio diario afectan más a los consumidores acogidos a la tarifa regulada (PVPC), algo más de 10 millones, mientras que están exentos los que están en el mercado libre (unos 17 millones), ya que cuentan con un precio pactado con su compañía.

Sin embargo, tanto unos como otros sí se están viendo afectados por los nuevos tramos horarios establecidos desde el 1 de junio. Porque las horas punta, llana e intermedia afectan a todas las facturas en la parte de la potencia contratada, independientemente de que se encuentren con tarifas reguladas o libres, al cambiar el precio que se paga por la parte de los peajes y los cargos, inherentes a todos los consumidores.

En el caso del PVPC y de las tarifas libres indexadas, además, esos precios también cambian en la parte de la energía consumida; y en los ‘pack’ fijos, la comercializadora debe comunicar al cliente cómo traslada los nuevos costes regulados del sistema.

De ahí deriva la complejidad de los recibos que llegarán a finales de este mes, cuando los hogares completen un nuevo ciclo de facturación. En esos documentos tendrán que analizar el gasto que han realizado en cada uno de los tramos horarios.

Temas

Comentarios

Lea También