Más de Cat/ Es/ Món

La vacuna española empieza los ensayos en treinta personas

Los investigadores no se ponen plazosde cuándo podrá estar en el mercado

Cristian Pardo

Whatsapp
Un voluntario recibe una dosis de la vacuna Hipra. FOTO: efe

Un voluntario recibe una dosis de la vacuna Hipra. FOTO: efe

La vacuna española contra la Covid-19 empieza a dar sus primeros pasos, aunque, eso sí, sin fecha aún de cuándo podría comenzar a comercializarse. El ensayo clínico de la vacuna que está desarrollando la farmacéutica catalana Hipra, con sede en Amer (Girona), ha empezado esta semana en dos centros médicos, el Hospital Clínico de Barcelona y el Josep Trueta. La investigación para poder desarrollar una vacuna como las que ya están en el mercado ha comenzado con 30 voluntarios, quince en Barcelona y quince en Girona.
 De momento, han recibido sus dosis seis de ellos. Se trata de personas de edades comprendidas entre los 18 y los 34 años, que no se han vacunado contra la Covid -19 y que además no han pasado la enfermedad. Es un primer ensayo preliminar, que durará un año. 
Para los treinta participantes, los científicos recibieron 400 solicitudes de voluntarios, lo que supone una «respuesta social masiva», según los impulsores de la vacuna.
Los investigadores, según anunciaron ayer viernes, esperan tener dentro de dos meses los primeros datos relevantes para seguir adelante con los ensayos o tomar la decisión de no continuar. Es una primera fase, con 30 personas, y siguientes fases requerirán una cifra mucho mayor de participantes. 
Tras una siguiente fase, la vacuna aún necesitaría el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento (conocida como EMA, por sus siglas een inglés) para poder ser comercializada. Los investigadores, por tanto, aún creen que es pronto para poner una fecha para la salida al mercado de la primera vacuna 100% española. Por lo tanto, también es demasiado pronto para determinar cuál será su coste.
Lorna Leal, especialista del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona, ha apuntado que el objetivo de este primer ensayo es comprobar que la vacuna es segura. Se trata de una vacuna del grupo de las proteicas. Se inocula una proteína que simula una parte del virus de la Covid. Cuando entra en el cuerpo, genera una respuesta inmunitaria del organismo. Esta respuesta ya queda como recuerdo en el organismo, que tiene una defensa en caso de que el virus entre en el cuerpo. La vacuna de Hipra, al igual que la de Pfizer, se administra en dos dosis, con 21 días de diferencia.
Rafel Ramos, investigador del Institut Universitari d’Investigació en Atención Primaria, destaca que una de las ventajas de esta vacuna respecto a las que ya están comercializadas es que su conservación es más sencilla, lo que facilita la logística a la hora de transportarla de un lugar a otro. 
Los investigadores consideran además que uno de los puntos a favor de la que podría ser la primera vacuna española es que está diseñada para que pueda adaptarse a las nuevas variantes que puedan surgir de la pandemia. «Se podrá adaptar a las variantes que se descubran en un futuro», según Ramos.

Temas

Comentarios

Lea También