Los Mossos desplegarán el sábado en Catalunya un dispositivo policial similar al de Fin de Año

Quiere evitar aglomeraciones y botellones coincidiendo con el fin del toque de queda

EFE

Whatsapp
Imagen de archivo de un dispositivo de los Mossos. Foto: J.R.

Imagen de archivo de un dispositivo de los Mossos. Foto: J.R.

Los Mossos d'Esquadra y las policías locales desplegarán la noche del sábado, cuando finaliza el toque de queda, un amplio dispositivo parecido al de la verbena de Sant Joan o Fin de Año, para evitar aglomeraciones y botellones, hacer cumplir las restricciones vigentes por el covid y controlar el tráfico. 

Así lo han anunciado en rueda de prensa el conseller de Interior, Miquel Sàmper, y el comisario portavoz de los Mossos d'Esquadra, Joan Carles Molinero, que han detallado que el dispositivo, entre las 00.00 y las 08.00 horas del domingo, tiene vocación preventiva para informar, corregir actuaciones que no respeten las restricciones y, "en último caso" sancionar a quien no reconduzca tras ser apercibido. 

Sàmper ha indicado que una de las prioridades de este dispositivo especial será evitar aglomeraciones de personas y fiestas "masivas" en el espacio público, así como los botellones -que están prohibidos-, para evitar el riesgo de contagio, una vez el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha avalado la propuesta de la Generalitat de limitar las reuniones a un máximo de 6 personas. 

Como el toque de queda no decae hasta las 00.00 horas del domingo, entre las 22.00 horas del sábado y la medianoche los Mossos d'Esquadra y las policías locales mantendrán su dispositivo habitual para garantizar que la movilidad sigue restringida, según Molinero. 

A partir de la medianoche será cuando se iniciará el dispositivo específico por el fin del toque de queda, que los Mossos d'Esquadra y las policías locales afrontan como si se tratara de la verbena de Sant Joan y la noche de Fin de Año, aunque la movilidad viaria no será idéntica porque la restauración y las discotecas seguirán cerradas, según ha detallado Molinero. 

El conseller Sàmper ha destacado que el toque de queda ha sido una medida "muy eficaz, pero muy restrictiva" y que su fin supone un "punto de inflexión" y un "momento muy importante", en el que ha pedido que se extreme la prudencia y la responsabilidad, y más teniendo en cuenta que siguen prohibidas las reuniones de más de seis personas. 

El dispositivo será preventivo y con carácter pedagógico, según el conseller, con el fin de evitar aglomeraciones de personas y fiestas "masivas" en el espacio público que puedan pone en riesgo la seguridad, para que de esta forma se respeten los "ingentes esfuerzos" que se han hecho en los últimos meses contra el virus: "Se ha acabado el estado de alarma, pero no la pandemia". 

El dispositivo, conjunto entre Mossos y policías locales, contará con la participación de agentes de seguridad ciudadana, con el apoyo de unidades antidisturbios, que se desplegarán en los espacios susceptibles de congregar a un número elevado de personas, para garantizar el orden público y evitar la actuación, por ejemplo, de carteristas que se aprovechan de la multitud para robar. 

Paralelamente, agentes de tráfico llevarán a cabo controles de alcoholemia para garantizar una circulación segura en la primera noche en que se podrá conducir incluso rebasando el perímetro autonómico de Catalunya. 

Los Mossos también se desplegarán durante todo el fin de semana, cuando se prevé un aumento de la movilidad viaria de más del 10 % con respecto al anterior, por los parques naturales, para evitar una presencia masiva de personas en estos espacios, como han venido haciendo durante los últimos festivos en Cataluña.

Temas

Comentarios

Lea También