Los 'baby boomers', en contra de las actuales residencias para mayores

Del 1 al 5, puntúan el actual modelo con un 2,6 de media

EFE

Whatsapp
Un hombre y una mujer en un banco. PIXABAY

Un hombre y una mujer en un banco. PIXABAY

La mayoría de los baby boomers, es decir, los españoles nacidos entre 1950 y 1964, y los de la Generación X, nacidos entre 1965 y 1980, que preceden a los millennials, quieren seguir viviendo en comunidad cuando sean más mayores, sentirse "autónomos, capaces y autosuficientes" y rechazan el actual modelo de residencias para ancianos.

Así se desprende de los resultados de una encuesta hecha a 797 personas de todas las CCAA nacidas entre 1950 y 1980, es decir, que tienen entre 40 y 70 años, por Efebé, que forma parte del Grupo Papelmatic y se dedica a aportar soluciones para mejorar la salud de los espacios y de las personas.

El estudio ha preguntado a estas dos generaciones cómo y dónde querrían vivir cuando alcancen la horquilla de edad de entre 75 y 80 años y también si creen que desarrollarán algún tipo de dependencia.

En "apartamentos asistidos"

Los encuestados han contestado que la fórmula preferida, ante un posible cambio de modo de vida y de residencia, es vivir en "apartamentos asistidos" (59 %) y que en caso de tener alguna dependencia la prioridad sería sentirse cuidado, atendido y ayudado (71 %); apreciado, querido y estimado (43 %) y seguro, estable y sin riesgo (52 %).

La directora general del Grupo Efebé, Anna Fornt, ha explicado que "cada vez es más evidente la inquietud en relación a las condiciones de vida de los mayores" y ha apuntado que, tras la pandemia, "existe una clara necesidad y se ha abierto un escenario de oportunidades para generar nuevos conceptos de productos residenciales".

Según Fornt, "el envejecimiento de la sociedad, la dependencia y la calidad de vida que tendremos cuando seamos mayores es un reto social y personal futuro muy relevante, que a menudo queda tapado por otros temas que marcan la agenda mediática, pero cada vez son más las personas que viven con cercanía y angustia dónde y cómo pasarán su vejez".

Casi el 80%

Los resultados del II Barómetro Grupo Efebé 2021, llevado a cabo por la consultora Táctica Investigación Estratégica, con la colaboración de la Facultad de Ciencias de la Salud Blanquerna de la Universidad Ramon Llull, indican que para el 78% de los encuestados el actual modelo de residencias para mayores no cumple con sus expectativas de espacio donde aspiran a vivir a partir de sus 75-80 años o con algún grado de dependencia.

Además, en una escala de 1 a 5, el valor medio con el que puntúan al actual modelo es "insatisfactorio", con una valoración media de 2,6.
Un 84% de los encuestados asegura estar convencido de que sus hijos no podrían cuidarle, un 96 % no quiere ser una carga y un 69 % afirma que sus hijos preferirán que sufrague sus gastos con su patrimonio, aunque no les puedan dejar nada en herencia.

Un 68 % de los encuestados quiere seguir viviendo en su casa con un mayor o menor nivel de contratación de asistencia sociosanitaria o doméstica en el propio domicilio o incluso asistiendo al Centro de Día, y sólo un 2 % defiende ir a vivir a casa de la familia. 

Con "ventajas"

Preguntados sobre un posible cambio de modo de vida y optar por no seguir viviendo en el propio y actual domicilio, sólo un tercio (34 %) plantea como probable esta posibilidad, un 47 % lo ve muy difícil y un 19 % se opone totalmente. Aquellos que ven viable abandonar sus domicilios señalan que el nuevo espacio debe tener "ventajas" en su calidad de vida.

Los encuestados también expresan que su prioridad es sentirse autónomo, autosuficiente y capaz (66 %); vital, animado y alegre (56 %) y seguro, estable y sin riesgo (52 %) cuando lleguen a los 75 años. 

Así, prefieren una fórmula de "apartamentos asistidos" que garanticen la intimidad (59 %) y vivienda (casa o piso) compartida y autogestionada con amigos (26 %), mientras que la opción residencia para mayores sólo es preferida por un 14 % de los encuestados. 
La encuesta también revela que un 69 % prefiere vivir en pareja, un 58 % con gente mayor de la misma generación, un 70 % poder convivir con un animal doméstico y un 64 % implicarse en alguna actividad como voluntarios.

Poblaciones pequeñas

Prima el deseo de residir en casco urbano de poblaciones pequeñas, en pleno entorno natural (70 %) y rodeados por espacios verdes, sin grandes desniveles para poder salir a pasear (73 %).

También prefieren un entorno convivencial más reducido en número de residentes, con unidades formadas por un máximo de 12 personas en total, y situado cerca de centros cívicos, casales, ofertas de ocio y de servicios esenciales, como farmacias y CAP.

"Las conclusiones nos advierten de que estamos ante un problema cada vez más relevante, tanto social como personal, que ya se están planteando aquellas generaciones nacidas entre 1950 y 1980. Esta realidad va acompañada de pocas opciones de solución institucional a unos modelos residenciales visibilizados hoy como insatisfactorios para afrontar una nueva realidad de futuro", según Fornt. 

Temas

Comentarios

Lea También