Más de Cat/ Es/ Món

Pediatras, padres y docentes piden mantener las ratios este curso

Varias autonomías frenan la contratación de profesores pese a la llegada de fondos Covid

ALVARO SOTO

Whatsapp
Todo indica que también este año el curso escolar comenzará con los alumnos con mascarillas. FOTO: ALBA MARINÉ/DT

Todo indica que también este año el curso escolar comenzará con los alumnos con mascarillas. FOTO: ALBA MARINÉ/DT

La incorporación excepcional de profesores durante el curso 2020/2021 para cumplir en las aulas los protocolos anticovid se repetirá en algunas comunidades el próximo año escolar, pero no en todas. Varias autonomías ya han anunciado que reducirán la contratación de docentes pese a que pediatras, padres y sindicatos claman para que las clases mantengan las ratios de alumnos de la pandemia. El ministerio también se muestra partidario del refuerzo de las plantillas y la ministra Pilar Alegría ha recordado con énfasis que los fondos covid deben llegar a las escuelas.

El curso pasado, 40.000 profesores que no ejercían fueron llamados a trabajar en toda España. La distancia de seguridad de 1,5 metros obligaba a reducir el número de alumnos por clase y a crear nuevas aulas y los colegios recibieron las contrataciones con un enorme alivio: no sólo pudieron cumplir las medidas anticovid, sino que la llegada de más maestros permitió aumentar las clases de refuerzo dirigidas a escolares que se estaban quedando atrás, sobre todo, aquellos que provenían de entornos con menos medios económicos, que fueron los que más sufrieron la falta de presencialidad durante el confinamiento domiciliario.

Pero en la Conferencia Sectorial de Educación del pasado miércoles, el ministerio de Educación no logró convencer a todas las comunidades para que mantuvieran las ratios de la pandemia y el documento final permitirá el retorno a las ratios previas: 25 en Primaria, 30 en Secundaria y 35 en Bachillerato. Voluntariamente, el éxito del curso pasado ha llevado a autonomías como Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Asturias, País Vasco, Baleares y Navarra a anunciar su intención de contratar a un número similar de profesores e incluso la Comunidad Valenciana, Canarias y Cantabria ficharán a más docentes (otras no han hecho públicos todavía sus planes). Pero con Madrid y Andalucía, principalmente, de nada sirvieron los argumentos sanitarios ni los puramente educativos (la práctica ha demostrado que con más maestros mejora la atención a los alumnos), ni siquiera los económicos: Alegría recordó que las comunidades recibirán de septiembre a diciembre 13.486 millones de euros de fondos covid para hacer frente a la emergencia de la pandemia y que buena parte de ese dinero debe dedicarse a la educación y en concreto, a incorporar docentes. «He invitado a las comunidades a que consideren la educación prioritaria entre sus objetivos y destinen una parte importante de la partida de esos casi 13.500 millones a garantizar las necesidades del sector educativo. El ministerio tiene dos objetivos en este inicio de curso, máxima presencialidad y máximas garantías para la salud de alumnos y profesores», dijo la ministra.

Ahora que la distancia entre escolares se va a reducir en algunos casos de 1,5 a 1,2 metros, Andalucía planea pasar de 8.000 profesores de refuerzo a 5.300 (2.700 menos), pero la reducción más drástica llegará en Madrid. De los 11.000 docentes que se incorporaron el año pasado sólo seguirán 2.931, menos de un tercio.

La opinión de Madrid choca con la comunidad educativa, que en pleno reclama mantener el esfuerzo del curso pasado. La Asociación Española de Pediatría solicita continuar con las ratios y recuerda que el nuevo curso comienza con la amenaza de la variante Delta. Así, los médicos infantiles exigen «monitorización estricta de las infecciones en las escuelas» y «vigilancia» para que se cumplan, e incluso se mejoren, las restricciones establecidas por el protocolo de vuelta al cole: «máxima» distancia interpersonal entre alumnos, mascarillas en todos los mayores de seis años, ventilación «proactiva» y grupos burbuja «del menor tamaño posible».

Entidades que representan a los padres de alumnos coinciden en que es demasiado pronto para volver a las clases de 25 alumnos o más. Y algo similar ocurre con los sindicatos, que reclaman la incorporación de más docentes para cumplir las medidas anticovid y para subir el nivel de la educación en España.

El Ministerio de Educación y las comunidades decidieron el miércoles no endurecer las medidas pese a la irrupción de la variante Delta. Mascarillas para los mayores de seis años, grupos burbuja y distancia de seguridad serán las restricciones principales, aunque las administraciones educativas creen que estas limitaciones podrán flexibilizarse durante el curso gracias al aumento del número de estudiantes vacunados.

Temas

Comentarios

Lea También