Rebelión autonómica contra la limitación al ocio nocturno y la hostelería

Algunas, como Catatalunya, Madrid o Andalucía, votaron en contra al considerar que es una imposición que invade sus competencias

EFE

Whatsapp
Imagen del ensayo clínico de reapertura del ocio nocturo que se hizo en Sitges el 21 de mayo. FOTO: EFE

Imagen del ensayo clínico de reapertura del ocio nocturo que se hizo en Sitges el 21 de mayo. FOTO: EFE

Las restricciones al ocio nocturno y la hostelería acordadas por el Ministerio de Sanidad y una mayoría de comunidades han levantado una rebelión en otro nutrido grupo de autonomías, que se niega a acatarlas al verlas como una imposición que invade competencias, por lo que amenazan recurrirlas.

Mientras tanto, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, aboga por trabajar con las autonomías y les ha invitado a establecer «marcos de actuaciones comunes», al tiempo que ha rechazado acudir a los tribunales porque «la judicialización es el último paso en la política», dijo ayer en una entrevista con RNE.

De obligado cumplimiento en todo el territorio, según ha recordado el Ministerio de Sanidad, la declaración de actuaciones coordinadas acordada el miércoles en el Consejo Interterritorial permite la reapertura del ocio nocturno hasta las 2 de la madrugada, ampliable hasta las 3.

Pero solo en aquellas zonas que estén en los niveles más bajos de riesgo (nueva normalidad o nivel 1, que implica una incidencia inferior a los 50 casos por cada 100.000 habitantes), que por ahora solo cumplen Baleares, la Comunidad Valenciana y Ceuta (con 38, 35 y 28, respectivamente).

También establece un límite horario para la hostelería, que no podrá abrir más allá de la 1 ni servir más tarde de las 24 horas, y restricciones de aforo, así como otras medidas para eventos multitudinarios y prohibiciones de fumar y vapear en la calle cuando no se puedan guardar los 2 metros de distancia, entre otras.

Las nuevas medidas, que entrarán en vigor tras su publicación en el BOE hasta que el 70% de la población esté vacunada, contaron con el rechazo frontal de Madrid, Murcia, Galicia, Andalucía y Catalunya, que votaron en contra; Euskadi ni siquiera participó en el debate y Castilla y León optó por abstenerse.

Minimizar los ‘botellones’

Catalunya siempre ha defendido que el Gobierno central debe dejar en manos del gobierno autonómico el poder de decisión sobre las condiciones de reapertura del ocio nocturno.

El nuevo conseller de Salud, Josep Maria Argimon, apostó por reabrir «pronto» el ocio nocturno de forma regulada, porque cree que contribuirá a minimizar los «botellones», aunque no le ha puesto una fecha concreta, si bien su predecesora, Alba Vergés, lo situó entorno a Sant Joan.

Catalunya está en un nivel 2 con 100 de incidencia, que permite en interiores de restaurantes un aforo del 30%, mientras que en las terrazas basta con asegurar la distancia de seguridad de dos metros. Por su parte, Madrid ya ha anunciado que no piensa acatar el acuerdo.

Temas

Comentarios

Lea También