Solo el 19% de los puestos directivos de España están ocupados por mujeres

Sobre la brecha salarial, los directivos ganan un 14,4% más que las directivas -unos 11.000 euros de diferencia-

EFE

Whatsapp
Imagen de archivo. EFE

Imagen de archivo. EFE

Las mujeres ocupan el 18,8% de los puestos directivos en España en2021, lo que supone dos puntos más respecto al año anterior --un 14,6% más--, cuando se registró un 16,4%. 

Así se extrae de la 15 edición del informe 'Brecha Salarial y Presencia Directiva de Mujeres 2021' presentado de forma telemáticaeste lunes por Eada Business School e Icsa grupo, el cual recoge másde 80.000 datos salariales validados estadísticamente a febrero de2021 en España. 

La ingeniera industrial, socia directiva de consultoría de Icsa yresponsable del informe, Indry Canchila, ha manifestado que estosdatos confirman que "la mujer se queda en el recorrido profesional" y no avancen, debido al diseño actual de los puestos de trabajo. 

Esta afirmación también se ve reflejada en categorías como en la de mandos, donde los hombres representan el 71,5% y las mujeres el 28,5%, a diferencia de los empleados donde los porcentajes son parecidos, un 58,6% y un 43,4% respectivamente.

Bracha salarial

Sobre la brecha salarial, los directivos ganan un 14,4% más que las directivas --unos 11.000 euros de diferencia--, un 11% en el caso delos mandos --más de 4.000 euros-- y un 11,5% en el caso de los empleados --cerca de 3.000 euros--. 

En este sentido, Canchila ha señalado que la mujer tiene menospoder adquisitivo y de ahorro y, en consecuencia, menos capacidad deafrontar una situación de crisis, como la del Covid-19. 

En las diferentes áreas de dirección de una empresa, hay mayorpresencia femenina en la dirección de recursos humanos, con un 32,6%,y en dirección de administración y finanzas con un 19,8%, adiferencia, por ejemplo, de la dirección general, cuya representaciónno llega al 9%.

Cerca de las cifras de 2008 

En el 2008, la cuota de presencia de la mujer directiva era de un19,5%, cinco años después cayó al 10,3%, casi a la mitad, y a partirde ahí hasta el 2021 ha subido ocho puntos, sin recuperar elporcentaje de 2008. 

Canchilla ha destacado que a este ritmo --de un 1% casi anual deincremento de presencia femenina entre directivos-- se tardaría unos 50 o 60 años en equiparar hombres y mujeres en esta categoría. 

Sobre la evolución de las diferencias retributivas y el nivel depresencia directiva de la mujer, Canchila ha señalado que "sorprende"que no haya visto una mejora del mismo calibre entre ambos conceptos. 

Por ello, ha comentado que se tienen que usar correctamente losinstrumentos de transparencia dentro de las empresas, como lasauditorías retributivas, que puede contribuir a "cambiar estasituación".

Efectos de la crisis 

La doctora de Eada Business School y colaboradora del informe,Aline Masuda, ha apuntado que las "crisis siempre perjudican a lamujer" y ha señalado que la crisis del coronavirus debería forzar a unplanteamiento en el modelo de dirección y organización del trabajo. 

Masuda ha comentado que la pandemia ha acelerado la flexibilizaciónlaboral con el teletrabajo pero ha alertado que éste "solo" funcionasi hay un cambio cultural en casa, de corresponsabilidad doméstica,así como dentro de las empresas en cuanto a liderazgo. 

En cuanto al tamaño de empresa, la presencia directiva de mujeresen pequeñas y medianas empresas registran un 60,9% y un 33,3%respectivamente, frente al 5,8% en el caso de las grandes empresas. 

El presidente de Icsa Grupo y director del informe, Ernesto Poveda,ha considerado que esta mayor presencia de las mujeres en las pymesse debe a que representan la mayoría del tejido empresarial del país ytambién por su cercanía.

Compromisos para impulsar la equidad 

Ante esta situación, Canchila ha comentado que se debe promover lacreación de puestos de trabajo neutros, desarrollar planes de carreray usar las herramientas de equidad en las empresas. 

A nivel legislativo, impulsar normativas para beneficiar a lasempresas, normativas que promuevan estos puestos de trabajos neutros ypromover la equidad en sectores masculinizados o feminizados. 

Asimismo, en el ámbito cultural y personal, trabajar en el cambiode estereotipos, promover el estudio de carreras sin género y generarconciencia de nuestro lenguaje.

Temas

Comentarios

Lea También