Todo lo que hay que saber sobre la vacuna infantil y su llegada a España

Los expertos creen que los pinchazos en los niños de 5 a 11 años, además de protegerlos, reducirán un 16% la transmisión comunitaria de la covid-19

Colpisa

Whatsapp
Una vacuna contra la covid. FOTO: EFE

Una vacuna contra la covid. FOTO: EFE

Más de 3,3 millones de niños españoles de entre 5 y 11 años comenzarán a recibir, a partir de este miércoles, la vacuna pediátrica contra la covid-19 diseñada por Pfizer/BioNTech, de la que hoy llegan las primeras 1,3 millones de dosis. Se alcanza así un nuevo hito en el que camino que España comenzó a recorrer hace casi un año, el 27 de diciembre del 2020, cuando Araceli Hidalgo fue la primera persona en el país a la que se inoculó una vacuna, la de Pfizer.

Pero ahora, al contrario que ocurrió entonces con los mayores y después con el resto de los grupos de edad que se incorporaban a los pinchazos, la vacunación de los niños genera cierta controversia pese a que todos los estudios muestran más beneficios que riesgos, también en el colectivo de los más pequeños.

¿Cómo afecta la covid-19 a los niños?      

Afortunadamente, la covid-19 se ha mostrado como una enfermedad con un impacto leve en la infancia. El Ministerio de Sanidad ha analizado los contagios de los niños durante la quinta ola, que se cebó este verano en los más jóvenes, y ha concluido que el 99,7% de los casos diagnosticados entre los 5 y los 11 años presentaron un cuadro leve y la mitad de ellos fueron incluso asintomáticos.

El 0,21% de los contagiados precisó hospitalización, el 0,016% requirió ingreso en UCI pediátrica y falleció un niño de esta edad, que tenía una patología de base, igual que la mitad de los hospitalizados. También parece que su papel en la transmisión del virus es menor que el de los adultos. El 50% de los brotes producidos por niños tienen menos de cinco casos. Eso sí, ahora mismo, la incidencia más alta de contagios está en el grupo de los menores de 11 años, con 547 casos por cada 100.000 habitantes.

Entonces, si su enfermedad no es grave, ¿por qué se deben vacunar?      

"La vacunación en la población infantil disminuiría la carga de enfermedad en este colectivo y puede disminuir la transmisión en el entorno familiar, en los centros educativos y en la comunidad, contribuyendo a la protección de las poblaciones más vulnerables", consideran los técnicos del Ministerio de Sanidad.

En sus informes sostienen que la vacunación de los niños puede reducir hasta un 16% la diseminación del coronavirus. "Vacunando a los niños vamos a cambiar la dirección de la sexta ola, de la misma manera que cambió la quinta cuando vacunamos a los adolescentes", afirma el pediatra y epidemiólogo de ISGlobal Quique Bassat. Pero siendo muy importante la "protección comunitaria" que aportará la vacunación infantil, resalta Bassat, también lo es "proteger a cada niño de la enfermedad y de sus secuelas a largo plazo". La vacuna ha mostrado una eficacia del 90,7% frente a la covid sintomática, según los ensayos.

¿Pero la vacuna tiene riesgos?  

Bassat explicita una reflexión que comparten todos los sanitarios: "Cualquier medicamento tiene riesgo". Pero tras analizar la vacunación pediátrica masiva de Estados Unidos, donde se han administrado cinco millones de dosis, los miembros de la Comisión de Salud Pública subrayan que "hasta la fecha no se ha generado ninguna señal de alarma sobre la seguridad de la vacunación en estos niños".

El riesgo de miocarditis, como se ha detectado en una mínima parte de los adolescentes vacunados, puede quedar mitigado por el hecho de que a los niños se les administrará un tercio de la dosis. Sobre los efectos secundarios, son similares a los de los mayores, leves y principalmente, dolor de brazo o irritación en la zona del pinchazo.

¿Cómo se va a vacunar?

La vacuna infantil, que tendrá un tapón naranja para distinguirla de la de los adultos, contendrá 10 microgramos de ARN mensajero, es decir, una tercera parte que la administrada a los adultos. El intervalo entre los dos pinchazos será de ocho semanas, frente a las tres semanas en los adultos, porque en los más jóvenes "mejora la respuesta inmune", afirman en Sanidad. Los niños de 11 años que vayan a cumplir 12 años en los próximos meses se vacunarán con una dosis de vacuna pediátrica y si cumplen 12 años entre la primera y la segunda dosis, esta última será una dosis de adulto a las ocho semanas.

Los pequeños que hayan pasado la covid, independientemente de cuándo hubieran enfermado, recibirán una sola dosis y si se contagian tras la primera, se les administrará la segunda cuatro semanas después de la infección, manteniendo el intervalo de ocho semanas respecto a la primera dosis. Siguiendo las recomendaciones del Ministerio, la mayoría de las comunidades priorizarán a los grupos de niños de alto riesgo y a las cohortes de mayor edad (11 y 10 años).
 

Temas

Comentarios

Lea También