Rafael Toledo, catedrático: «Considero que la vacunación de los niños es innecesaria»

Entrevista. Rafael Toledo, Catedrático de Parasitología. «Desde el principio» Investigador en Inmunoparasitología, estima que partimos de la «premisa errónea» de que íbamos a controlar la transmisión del virus, y «se comunicó mal el concepto de vacuna»

| Actualizado a 18 enero 2022 12:14
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Rafael Toledo es catedrático de Parasitología en la Universitat de València y doctor en Farmacia. Su principal línea de investigación es la Inmunoparasitología. En Twitter, donde es @alfwarrior, hace una generosa y amena labor de divulgación de la Inmunología y expone sus puntos de vista, muchas veces muy críticos, sobre las medidas oficiales anticovid.

Expertos en Inmunología habéis empezado a manifestar reparos sobre la tercera dosis universal. Tú fuiste uno de los primeros. ¿Por qué?

Por varias razones. La primera y fundamental es que quizás estemos olvidando el mecanismo a través del cual actúan las vacunas, que es a través de la respuesta de memoria, y la estrategia la estamos basando solamente en la presencia de anticuerpos. Cuando uno se vacuna, aparecen anticuerpos, pero esto es un efecto colateral de la vacuna. Esos anticuerpos tienen que decaer. Decaen siempre.

¿Con todas las vacunas?

Con todas. Esos anticuerpos que se han producido como consecuencia de la dosis, actúan como una primera línea de defensa, y a los cinco o seis meses caen. Pero la vacuna, además de los anticuerpos, genera una respuesta de memoria, y la protección debe estar basada en esa respuesta de memoria. Mis reparos no son con la tercera dosis concretamente, que no creo que vaya a causar problemas. Hacen más referencia a la estrategia de vacunación continua para mantener esos niveles de anticuerpos altos.

¿No se entiende ni se explica bien que la caída de los anticuerpos pasado un tiempo de la segunda dosis no significa desprotección ante el virus?

Claro. La respuesta inmunitaria es muy compleja, y lo más obvio, intuitivo y gráfico, lo que más entendemos, es lo de los anticuerpos. Además, es lo más fácil de detectar, desde un punto de vista técnico. Eso hace que los análisis simplistas se basen en la producción de anticuerpos, cuando lo fundamental de una vacuna es la generación de una población de células de memoria, tanto T como B, que son la base de la protección, porque esas sí son muy duraderas.

¿Entonces?

Lo que ocurre es que estamos haciendo siempre análisis muy cortoplacistas. Sí que es cierto que la línea de anticuerpos que se genera inmediatamente después de la dosis actúa más rápido. Porque ya está ahí. Y no porque actúe más rápido, sino porque es una primera línea de defensa, y eso puede hacer un poco más cortas las infecciones. Yo entiendo que se administre esa tercera dosis a personas vulnerables, porque en ellas no disponemos de ese pequeño tiempo que tarda en activarse la respuesta de memoria. Pero en población general, lo veo innecesario. No obstante, con la tercera dosis se ha hecho también mucha demagogia.

¿Por qué demagogia?

Porque una tercera dosis no es algo infrecuente en vacunas. La del VPH son tres dosis, y la triple vírica, y el tétanos. En todo caso hay que confiar un poco más en las vacunas y ver realmente cuál está siendo su efecto. Si miramos la caída de mortalidad en las diferentes olas, se hace obvio. Mayoritariamente los casos severos se producen en personas vulnerables, o bien en gente no vacunada. Yo lo que me temo es que utilicemos las vacunas para mantener baja la incidencia acumulada.

Tampoco funcionaría, ¿no?

Tampoco. Países con porcentajes más elevados de booster que España están en una situación muy similar. Empieza a caer ahora en Dinamarca. Como probablemente caiga en España dentro de una semana o dos. Repito que me parece mal como estrategia. No la tercera dosis en sí, sino plantear una cuarta y una quinta, o vacunar cada seis meses. No es necesario, y en segundo lugar puede dar problemas de salud que van desde hipersensibilidades a problemas renales y fiebres reumatoides, e incluso tolerancia.

La doctora Campins, presidenta del comité asesor de Salut, ve necesaria una quinta dosis para personas vulnerables. ¿Lo ves algo precipitado?

Lo considero muy precipitado sobre todo cuando ni aún se ha planteado la cuarta. Hay que ver cómo evolucionan los datos.

¿Estaría bien esperar y poner esos refuerzos con una vacuna ya actualizada para ómicron?

Estaría bien diseñar la actualización para ómicron y para cualquier variante. Pero primero habría que ver las consecuencias reales de ómicron, que yo creo que aún no las estamos viviendo, a nivel hospitalario. Lo que estamos viviendo a nivel hospitalario aún es la herencia de delta. Lo veremos mejor en un par de semanas. Y falta ver si ómicron es la variante que se establece. Yo creo que las vacunas actuales están dando muy buen resultado incluso frente a ómicron. No creo que haya que precipitarse.

¿Crees que ómicron va a ser la variante que se establezca y se endemice?

Yo creo que sí, pero tampoco tengo la certeza.

¿Qué opinas de la dosis de refuerzo para personas que han superado la infección? ¿Tiene sentido a las cuatro semanas? ¿Tiene sentido en algún momento?

Yo considero que la inmunidad natural adquirida por infección es bastante buena. Tampoco está de más una dosis adicional. Yo pienso que con la inmunidad natural puede ser suficiente, o como mucho una dosis. Pero es una opinión, no un hecho, porque realmente nos faltan datos.

¿No sería mejor enviar esas dosis a países del segundo y tercer mundo? Las eventuales nuevas variantes procederán de esos países, ¿no?

Evidentemente las variantes se producen a consecuencia de la multiplicación. Son errores en la replicación del virus. Cuanto más se replica, más probable es que se genere una variante que pueda imponerse. Yo ya lo veo cada vez más complicado, porque al final el virus trata de optimizar. Creo que debemos estar muy próximos al límite de capacidad de mutación viable. Pero está claro que estamos en un proceso global, pandémico, y difícilmente vamos a controlarlo si, aunque nosotros tengamos las incidencias acumuladas controladas, en un país vecino las incidencias son muy altas. Tener controlada la entrada de nuevas variantes exige un esfuerzo muy grande de control de fronteras o bien una vacunación global.

También te manifestaste poco partidario de la vacunación infantil. Por qué?

Es que yo creo que hemos cometido un error desde el principio. Lo seguimos cometiendo y ya no es tan entendible, y es no diferenciar entre contagio y enfermedad. Los niños han sido los grandes perjudicados de la pandemia. Los hemos tenido aislados, y con mascarillas todo el día. Y ellos realmente no han sufrido formas graves de la enfermedad de forma significativa. Es mucho más grave para ellos el VRS, el virus respiratorio sincitial, y no hemos tomado medidas. Creo que en niños es innecesaria la vacunación. No digo que sea mala, que no lo es. Simplemente me parece que es un riesgo muy bajo el que tienen, y que esas vacunas, como decíamos, podrían sernos útiles en otros sitios.

Y eso de visualizar a los críos como grandes transmisores, ¿hasta qué punto se corresponde con una certeza?

La existencia de grandes transmisores no está definida. Los niños no creo que lo sean. Lo que no puede ser es convertir la vacunación en niños en una forma de proteger a los adultos. Hay que tener muy clara la capacidad real de transmisión de los niños a la hora de establecer protocolos de vacunación infantil. Y valorar muy ponderadamente riesgos y beneficios.

¿Opinas que las autoridades se han decantado por tomar medidas más para que se vea que hacen algo, que porque sean efectivas?

Yo creo que últimamente la mayoría de medidas que se están tomando son para demostrar movimiento.

¿Como volver a las mascarillas en exteriores?

Claro. Había que hacer algo. Era mucho más importante, desde luego, reforzar la atención primaria, viendo cómo venía ómicron. Creo que a nivel político se cometió un error, y es que utilizaron, como principal métrica de evolución de la pandemia, la incidencia acumulada. Y la utilizaron además como una herramienta para disciplinar a la gente con las medidas más duras al principio. Hoy, pese a la situación diferente, es ya difícil convencer a la gente de que la incidencia acumulada ha perdido gran parte del valor que tenía.

¿No es un buen parámetro?

Es un parámetro epidemiológico importante, pero como muchos otros, como el porcentaje de posibilidad, el crecimiento de casos hospitalarios… La incidencia acumulada es como la prima de riesgo de hace unos años, que todos nos levantábamos por la mañana y era lo primero que mirábamos pero no sabíamos qué quería decir. Y los medios siguen hablando de ella cuando, a nivel hospitalario, están subiendo muy poquito las muertes, afortunadamente, en relación a otras olas. Pero eso se dice al final, y ya se ha creado en la gente la necesidad de mirar primero que nada la incidencia acumulada.

¿Supimos tarde que las vacunas no impedían la transmisión? ¿Se creó una ilusión?

Se creó una ilusión porque probablemente no se explicó bien el concepto de vacuna. Igual que el sistema inmunitario no puede parar el contagio, sino controlar las consecuencias de ese contagio, con las vacunas ocurre lo mismo. Es muy frecuente que personas vacunadas se infecten. La vacuna lo que hace es limitar la duración de esa infección, y el daño. Si eso lo combinamos con la presión diagnóstica a la que estamos sometidos, ya tenemos el escenario actual. Y eso causa una decepción en la gente.

¿Es cierto que las olas van y vienen por sí solas, y las va a haber siempre?

Yo creo que partimos desde el principio de una premisa errónea, y era que íbamos a controlar la transmisión del virus. Las olas se pueden producir, pero es un proceso multifactorial. No solo importa que haya virus y tenga capacidad de transmitirse, sino el estatus de la población. A medida que la población vaya alcanzando niveles mayores de inmunidad, por infecciones y por vacuna, esas olas van a ser más pequeñas, con más mesetas, menos ingresos y menos casos severos, y brotes. Yo creo que a la larga esto puede acabar siendo menos grave que la gripe.

¿Qué opinión te merecen las vacunas de Novavax e Hipra? ¿Qué mejora podrían ser?

Puede que produzcan mejores resultados por la forma de administración y dispensación, con la presencia de adyuvantes que puedan favorecer más la respuesta. No están creadas con la tecnología de ARN mensajero sino con proteínas, y normalmente producen una respuesta más intensa. La ventaja de las vacunas de ARN es que son mucho más versátiles y mucho más rápidas de preparar.

¿Qué no hemos hecho y aún estamos a tiempo de hacer, además de mejorar la sanidad?

Pues yo creo que toca ya empezar a normalizar. Empezar a asumir que contagio y enfermedad es diferente, quitar peso al contagio, y mantener la protección y centrar los esfuerzos en los grupos más vunerables, como hacemos con otras enfermedades.

¿Quitarías el pasaporte covid?

Es que el único valor que tiene el pasaporte covid es coercitivo. Tuvo un cierto papel cosmético para decir ‘estamos haciendo algo’. No tiene ningún sentido en la transmisión, y lo estamos viendo. Es simplemente coercitivo para conseguir mayores niveles de vacunación. Ahora, con casi el 90% de vacunación, el que está más desprotegido es el no vacunado, pero es una elección suya.

La prensa danesa ha pedido perdón por no haber cuestionado los datos suministrados por su Gobierno, que se han revelado, como mínimo, imprecisos. ¿Crees que la prensa hemos pecado de alarmismo?

Sí. Se ha jugado mucho con el clickbait. Me he encontrado artículos que titulaban de una manera y el contenido era todo lo contrario, y se ha titulado con mucho alarmismo, siempre poniéndonos en la peor de las situaciones, y haciendo titulares en base a lo posible y no a lo probable.

¿Por ejemplo?

Con el tema de las variantes. Que si el día que aparezca la variante tal, que si el día que aparezca la variante cual… La capacidad de producir variantes no es ilimitada. Lo importante es que sean biológicamente viables y además competitivas con respecto a otras, y eso pasa por una transmisión muy alta y una patología menor. En cambio, en prensa se ha tratado el tema de las variantes como si se tratara de combinaciones numéricas, que son infinitas. El valor de una variante depende de su capacidad de imponerse a otras en una población y hacerse dominante.

¿Qué más hemos hecho mal?

Se ha dado voz a mucha gente que no estaba preparada para hablar de lo que hablaba. Eso ha sido más en tertulias, donde también ciertos periodistas han hecho de analistas de la pandemia y se les ven las costuras por todas partes. No son expertos en el tema y emiten sentencias que son opiniones y nada más, y despistan al ciudadano. He echado mucho en falta la intervención de los comités deontológicos; también dentro del ámbito científico, cuidado.

En algunos comités asesores parece que se imponen ciertas líneas de la mano de expertos en modelizaciones, pero que no son inmunólogos. Eso se traduce a veces en políticas que se ven cuestionadas, entonces sí, por otros expertos de fuera de esos comités asesores. Esto también descoloca a la gente. ¿Ha faltado debate científico?

Sí, ha faltado debate científico y ha faltado que los equipos abarcaran más expertos de diferentes áreas. En los modelos matemáticos yo incluyo las variables que quiero para obtener finalmente un resultado...

¿Los números sometidos a tortura acaban diciendo lo que uno quiere oír?

Claro. Y volvamos al ejemplo de las variantes. Se pueden contar las probabilidades de que surja una variante, pero luego está la viabilidad de esa variante. El 90% de las variantes no van adelante. Y además hay que diferenciar el estatus de la población: no es lo mismo vacunada que no vacunada. Pero seguimos modelizando como hace un año y medio o dos. La población ha cambiado y deben ser expertos en otras áreas los que lo determinen. Desde la Inmunología se dijeron muchas cosas que iban a pasar, no se nos hizo caso, y se están cumpliendo, como que nos olvidáramos de hablar solo de anticuerpos. Yo ya entiendo que un físico no sepa de eso, como yo no sé de dinámica de fluidos.

Comentarios
Multimedia Diari