España cierra el estado de alarma con ocho veces más incidencia que la prevista en la nueva normalidad

La tasa actual se sitúa en los 198 casos, frente a los 25 que el Ministerio de Sanidad estima para dar por controlada la pandemia en España         

Colpisa

Whatsapp
España cierra el estado de alarma con ocho veces más incidencia que la prevista en la nueva normalidad. Foto: J. R.

España cierra el estado de alarma con ocho veces más incidencia que la prevista en la nueva normalidad. Foto: J. R.

La nueva normalidad 'virtual' que parece llegar con el fin del estado de alarma (se acaban los cierres perimetrales y los toques de queda y la mayoría de comunidades amplía horarios de hostelería y comercio) está aún muy lejos de ser una nueva normalidad epidemiológica. España cierra el periodo de excepcionalidad con unos datos que distan enormemente de los objetivos marcados por los técnicos del Ministerio de Sanidad para dar por controlada la pandemia.

Según el documento 'Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de covid-19', el conocido como 'semáforo covid', España se encuentra en estos momentos en un nivel 3 sobre 4 de riesgo, con la incidencia acumulada a 14 días y a siete días y la tasa de ocupación de UCI en niveles 'altos' y en algunos casos, a un paso del máximo, 'muy alto'.

El indicador más relevante es la incidencia acumulada, un parámetro que se ha utilizado para determinar la dureza de las restricciones durante toda la emergencia sanitaria. Aunque continúa con su tendencia a la baja, la incidencia a 14 días se situó ayer en 198,60 casos, ocho veces más que los 25 o menos que Sanidad considera que debe tener España para estar en la nueva normalidad. De hecho, no hay ninguna autonomía con 25 casos: el mínimo nacional lo marca la Comunidad Valenciana, con 40, mientras que seis territorios continúan por encima de los 250, que el 'semáforo' considera como riesgo muy alto. Son el País Vasco (447), Madrid (317), Navarra (296), Melilla (295), Aragón (293) y Cataluña (251).

Algo similar ocurre con la incidencia acumulada a siete días, que está en los 84,24 casos. Lo bueno es que esta cifra es menor que el 50% de la incidencia a 14 días, lo que augura que esa tasa seguirá descendiendo alguna jornada más. Lo malo es que, según el Ministerio de Sanidad, la incidencia a siete días se encuentra en el nivel de riesgo alto. En la nueva normalidad debería estar por debajo de diez casos. El panorama tampoco mejora si se analiza la presión hospitalaria. 

Ahora mismo están ingresadas por covid 8.605 personas, de las que 2.183 se encuentran en las unidades de cuidados intensivos. El porcentaje de camas totales ocupadas por enfermos de coronavirus es del 6,85%, una cifra que crece hasta el 21,85% cuando se trata de las UCI. En el documento de actuaciones de Sanidad, los técnicos estiman que en el primer caso, la ocupación debe estar por debajo del 2% para decretar la nueva normalidad; y en los intensivos, por debajo del 5%, es decir tres y cuatro veces menos que la situación actual, respectivamente.                

El indicador más aceptable es la tasa de positividad, que se halla en el 6,48%, cuando el 'semáforo covid' estima que debería moverse por debajo del 4% en la nueva normalidad. En cualquier caso, la Organización Mundial de la Salud sostiene que una epidemia está en transmisión comunitaria cuando este índice supera el 5%.                

Tendencia al alza      

La actualización de datos de ayer confirma la tendencia al alza de los nuevos contagios durante esta semana. Si el martes se registraron 4.515, este viernes se computaron 8.186, más cerca de los 10.000 casos de media diaria que se habían notificado en las dos semanas anteriores.

El número total de infectados desde el inicio de la pandemia se eleva ya a 3.567.408, según las estadísticas del Ministerio de Sanidad, a la espera de que una nueva oleada del estudio de seroprevalencia ofrezca una información más real.                

Las mejores noticias, siendo siempre dramáticas, llegaron ayer en el número de fallecidos, que cayó notablemente, hasta los 66 decesos, después de que en los dos días anteriores se registraran picos de 167 y 160 muertos. La vacunación en las residencias de mayores sigue haciendo que el número de víctimas en estos centros se mantenga en niveles bajos: siete residentes han muerto en la última semana por covid-19, según el informe publicado ayer por el Imserso.
 

Temas

Comentarios

Lea También