La epidemia pasará a endemia pero no será uniforme en todo el mundo

Esta diferencia en la transición de la pandemia hace que los expertos no se atrevan a pronosticar cuando acabará

| Actualizado a 16 enero 2022 07:28
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

La epidemia de SARS-CoV-2 se convertirá en endemia, pero no lo hará al mismo tiempo en los diferentes países del mundo, lo que retrasará el fin de la pandemia a una fecha que los expertos aún no se atreven a pronosticar, aunque está más cercana tras dos años, más de 300 millones de infectados y 5,5 millones de muertes oficiales.

El Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación La Caixa, ha elaborado el informe «¿Cuándo y cómo acabará la epidemia?», en el que concluye que «cada país o región probablemente hará su transición a una fase endémica en un momento diferente y de una forma distinta, pero la pandemia no será endémica hasta que todos los países hayan alcanzado esta fase».

Sin poner una fecha concreta al fin de la pandemia, el informe, redactado por la epidemióloga Adelaida Sarukhan, el director del Grupo de Investigación en Sistemas de Salud del ISglobal, Jeffrey V.Lazarus; el director del Servicio de Salud Internacional del Hospital Clínic, Jose Muñoz; y la médica de Salud Pública del Clínic y del ISGlobal Clara Marín, estima que la cifra real de muertes de la epidemia en todo el mundo asciende a 17 millones.

El informe asegura que únicamente las vacunas no acabarán con la epidemia y recuerda que ahora hay 10 vacunas «seguras y efectivas» aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y que llegarán nuevas vacunas de segunda generación y nuevos medicamentos retrovirales.

«Aún es pronto para saber qué sucederá con la variante ómicron, pero los primeros datos indican que presenta una ventaja de crecimiento respecto a delta, que se debe en parte a una mayor capacidad de evadir la inmunidad adquirida mediante la vacunación o mediante infecciones previas, junto con el declive de la inmunidad proporcionada por las vacunas», reconocen los autores del informe.

«Sea como sea, -añade el texto- la aparición y propagación de ómicron es un ejemplo de aquello a lo que podemos tener que enfrentarnos en el futuro».

Según los autores, «la única forma de reducir este riesgo y acelerar la salida de la pandemia consiste en mantener ciertas intervenciones no farmacéuticas en vigor y garantizar un acceso verdaderamente global a vacunas y tratamientos».

«Las principales amenazas para la salud de esta pandemia llegarán a su fin, como ha sucedido con todas las pandemias anteriores. La cuestión es cuándo, cómo y después de cuántas muertes. El cuándo llegará probablemente en diferentes momentos en distintas partes del mundo», auguran.

En este sentido, el informe avisa que «la pandemia no desaparecerá como por arte de magia, sino como una transición hacia un estado endémico» y que «hacer esta transición correctamente no será fácil».

Los expertos consideran que el SARS-CoV-2 «será extremadamente difícil de eliminar de la población humana» porque, entre otras cosas, «el virus tiene reservorios animales y, por tanto, no puede ser erradicado del planeta. Su reservorio principal es, muy probablemente, el murciélago de herradura, pero el virus tiene la capacidad de infectar otras especies no humanas».

Así, auguran que el SARS-CoV-2 seguirá circulando entre humanos «por lo menos en un futuro previsible» porque tiene una elevada capacidad de transmisión, y porque las vacunas actuales, muy efectivas en la prevención de la enfermedad, son menos efectivas en prevenir la infección, en especial de variantes más transmisibles, añadido a una cobertura de vacunación desigual.

Por eso, consideran que «probablemente se convertirá en un virus endémico estacional» y la humanidad tendrá que convivir con él «como hacemos con los otros cuatro coronavirus humanos que causan los resfriados comunes».

Concluyen que «la COVID-19 se comportará como una infección estacional, de forma muy similar a la gripe, y provocará picos endémicos durante los meses de frío, cuando se pasa más tiempo en interiores y se ventila menos». «El acceso a intervenciones farmacéuticas (vacunas, tratamientos antivirales y test rápidos) y no farmacéuticas (mascarillas y ventilación) serán fundamentales. Las vacunas, por sí solas, no serán suficientes para acabar con la pandemia», asegura el informe del ISGlobal.

Los autores afirman que «es probable que cada país tenga su propio ‘nivel endémico aceptable’, pero es urgente que exista una estrategia coordinada global.

Comentarios
Multimedia Diari