Muere la rata 'buscaminas' más famosa de Camboya

Se jubiló el pasado junio tras cinco años de trabajo

| Actualizado a 12 enero 2022 16:12
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Magawa, una rata condecorada por detectar minas antipersona en Camboya, murió el pasado fin de semana a los 8 años, informó la oenegé belga APOPO.

"Magawa se encontraba en buena salud y empleaba la mayoría de su tiempo jugando con su habitual entusiasmo. A medida que se acercaba el fin de semana parecía más lenta y dormía más, al mostrar menos interés por la comida en sus últimos días", apuntó este martes en un comunicado la oenegé encargada de su adiestramiento y cuidado.

Magawa se jubiló el pasado junio tras cinco años de trabajo en los que su olfato le ha permitido encontrar más de 100 minas y bombas sin estallar en el segundo país más afectado por este tipo de armas después de Afganistán. 

Un trabajo espectacular

En su tiempo de servicio, Magawa limpió de explosivos una superficie de 225.000 metros cuadrados en zonas de Camboya afectadas por las bombas y minas abandonadas, lo que ha ayudado a los lugareños a recuperar sus actividades sin miedo a morir o ser amputados. 

El trabajo de esta rata gigante africana, nacida en Tanzania en 2013, fue reconocido en septiembre de 2020 por la organización PDSA (siglas de People's Dispensary for Sick Animals), que premia a los animales por su valentía y devoción, al otorgarle una medalla dorada.

Recibió un galardón

Este reconocimiento la convirtió en la primera rata en recibir un galardón así en los 77 años de historia de PDSA y compartir la gloria con numerosos perros, algunos caballos, palomas y un gato. 

APOPO adiestra las ratas para detectar los componentes químicos de los explosivos e ignorar los trozos de metal abandonados para encontrar los artefactos sin explotar mucho más rápido. 

Camboya es el segundo país más afectado por las minas terrestres en el mundo después de Afganistán, y se cree que se colocaron hasta 6 millones durante los conflictos armados que asolaron el país entre 1975 y 1998, de las que 3 millones aún no han sido localizadas.

Las minas antipersona han causado alrededor de 64.000 víctimas en el país, que tiene el mayor número de amputados por ellas per cápita del mundo: más de 40.000 personas para una población de 16 millones de habitantes.

Comentarios
Multimedia Diari