Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Jordi Sànchez (ANC), un presidente en la sombra

El exdirigente de la Crida ha recogido el testigo de Forcadell y ha puesto a la ANC al frente del ‘procès’

C.Reino

Whatsapp
Jordi Sànchez entra a los juzgados de la Audiencia Nacional.  FOTO: efe

Jordi Sànchez entra a los juzgados de la Audiencia Nacional. FOTO: efe

Carme Forcadell llegó a atesorar tanto poder dentro del independentismo –se permitió el lujo de exigir al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que pusiera las urnas– que parecía muy complicado que su sucesor estuviera a la altura. Pero Jordi Sànchez (Barcelona, 1964), desde que la sustituyó en 2015, ha situado a la ANC en el nivel de máximo mando dentro del proceso.

Sànchez forma parte del gobierno en la sombra de Carles Puigdemont y que tiene casi más capacidad de decisión que los consellers. Su autoridad se hizo patente los pasados 6 y 7 de septiembre, cuando el Parlament aprobó las leyes del referéndum y de transitoriedad jurídica. Sànchez solo forma parte de una entidad privada, pero en aquellas jornadas parlamentarias, cada vez que se producía una interrupción del pleno, buena parte de los dirigentes del proceso salían a los pasillos del Parlament para pedirle consejo. Su opinión iba a misa.

La ANC nació en 2011 y en un año se consolidó ya como el arma más poderosa del independentismo: desde entonces ha conseguido reunir a cientos de miles de personas en las manifestaciones de la Diada, el motor agitador del secesionismo. Sànchez llegó a la ANC procedente de la cúpula del Síndic de Greuges. Antiguo dirigente de ICV, se alzó a la presidencia de la ANC a pesar de que no fue el candidato más elegido por las bases. Pero en una maniobra que algunos sectores tacharon de pucherazo, tomó las riendas de la Assemblea para ampliar la base soberanista, buscando extender las redes a los sectores de la izquierda soberanista no secesionista.

Entre 1983 y 1993, el líder del proceso en la calle dirigió una plataforma llamada Crida a la Solidaritat, que trabajaba en defensa de la lengua y la cultura y la nación catalana. El presidente de la ANC, que será sustituido por Agustí Alcoberro mientras permanezca en prisión, apareció el lunes en un vídeo grabado, que la ANC emitió tras conocerse la orden de encarcelamiento: «No podrán doblegarnos», afirmó. La Assemblea llamó a la ciudadanía a movilizarse de manera permanente hasta la proclamación de la república.

Temas

Comentarios

Lea También