Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Crean la primera inmobiliaria "independentista" y "ética" de Catalunya

La República destinará los beneficios de la venta de pisos a causas "sociales, medioambientales y de país"
 

ACN

Whatsapp
El impulsor de la inmobiliària La República, Adam Roca. Foto: ACN

El impulsor de la inmobiliària La República, Adam Roca. Foto: ACN

Un emprendedor de Mataró ha puesto en marcha la primera inmobiliaria "ética" y "independentista". Su impulsor, Adam Roca, explica que tan importante es un pilar como el otro a la hora de concebir el nuevo modelo de empresa. El uno surge de sus propios convencimientos políticos y sociales; el otro, de la necesidad de sacudir un sector económico que considera a menudo falto de buenas prácticas. La República, como se ha bautizado la empresa, destinará los beneficios a causas sociales, medioambientales y republicanas "con el objetivo de convertirse en lo que se votó el 1-O", pero también se aplicará un código ético interno por "huir de la especulación" y garantizar unas condiciones laborales dignas y transparentes.

"Queremos aplicar la buena praxis para hacer las cosas de una manera diferente". Sobre esta premisa se construye La República, la inmobiliaria "sin ánimo de lucro" que Adam Roca ha puesto en marcha este mes de febrero. Después de más de dos años trabajando en el sector, este emprendedor de Mataró ha visto la necesidad de impulsar un cambio de modelo.

El objetivo de la empresa seguirá siendo la compraventa y el alquiler de inmuebles, pero con una óptica diferente a lo que es habitual en el sector y alejado de la especulación inmobiliaria. "Queremos participar del mecenazgo social, revirtiendo los beneficios a la sociedad a partir de la 'triple P', las personas, el país y el planeta".

En este sentido, a final de cada ejercicio, La República abrirá un concurso público para que las entidades presenten proyectos para poder ser financiados. Roca detalla que se quiere trabajar en tres ámbitos: el social, el medioambiental y el de país. Este último, destaca, pasa por el apoyo a la cultura y la construcción de la república catalana.

A pesar de ser consciente de que su marcado carácter independentista le puede cerrar algunas puertas, Roca también espera que le pueda abrir otros pero, sobre todo, que esta opción no sea un freno al desarrollo de un negocio que más allá de sus ideales vuelo contribuir a una mejora del sector en su conjunto.

En este sentido, la empresa mataronina quiere convertirse en un "servicio profesional de asesoramiento" en la compraventa de viviendas y no una "tienda de pisos" en el centro de la ciudad. Es por ello que La República no dispone de una sede física tradicional, con pisos en promoción en el escaparate y trabaja sólo con inmuebles "es exclusiva" para ofrecer un trato personalizado al propietario.

El código ético que rige la empresa también veta la comercialización de pisos de obra nueva para no contribuir a la burbuja inmobiliaria. Además, a nivel interno se trabajará con asalariados con condiciones "dignas" para huir de una práctica habitual en el sector como es la contratación de "Faso autónomos", una situación que el mismo Roca sufrió en primera persona.

Temas

Comentarios