Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dos consellers de Puigdemont, "obligados a desnudarse" y "humillados" al entrar en la cárcel

Su abogado denuncia un trato vejatorio y asegura que Carles Mundó tiene heridas en las muñecas

Diari de Tarragona

Whatsapp
Los exmiembros del Govern (de izda. a dcha.) Joaquín Forn, Raül Romeva, Jordi Turull y Josep Rull a su llegada a la sede de la Audiencia Nacional

Los exmiembros del Govern (de izda. a dcha.) Joaquín Forn, Raül Romeva, Jordi Turull y Josep Rull a su llegada a la sede de la Audiencia Nacional

Abogado denuncia trato vejatorio a exconsellers antes de entrar a prisión CRISIS CATALUÑA (Actualización)

(Actualiza la YL6026 con información de fuentes penitenciarias en el quinto y sexto párrafo)

El abogado de varios exconsellers encarcelados, Jaume Alonso-Cuevillas, ha denunciado hoy el trato "vejatorio" que recibieron éstos antes de su entrada en prisión, como que la policía hizo desnudarse a dos de ellos y que Carles Mundó tuvo que ser atendido por heridas en la muñeca.

En declaraciones a RAC1, Alonso-Cuevillas ha explicado que hacia las 10 de la noche del pasado jueves los exconsellers llegaron a la prisión de Estremera en ayunas, tras estar esposados muchas horas en una furgoneta, "con un trato vejatorio" y que, al llegar, la policía hizo desnudarse a dos de ellos "como si fuesen traficantes de droga".

Ha relatado que la policía los esposó por detrás, cuando eso sólo se hace "con presos peligrosos", lo que ha calificado de "humillación absolutamente innecesaria".

También ha afirmado que el exconseller de Justicia, Carles Mundó, tuvo que ser atendido por heridas en la muñeca, ya que lo esposaron "presionando las esposas todo lo que podían para hacer daño" y que fue el propio director de la prisión el que pidió que fuese examinado por el médico forense.

Fuentes penitenciarias han afirmado hoy a EFE que el director del centro no ordenó el examen médico, ya que todos los reclusos son siempre reconocidos por el médico de la prisión en la que ingresan.

Las fuentes también niegan que el reconocimiento lo hiciera un médico forense porque lo hace el doctor del centro penitenciario en el que se produce el ingreso.

Para el abogado, "denunciable lo es todo", pero la única "prueba palpable es la herida del conseller Mundó", el resto es la palabra de los que dicen que lo sufrieron contra la palabra de los que dirán que fueron "súper respetuosos".

También ha añadido que durante la comparecencia, la jueza ni les escuchaba, ya que estaba pendiente del móvil y, sobre las medidas cautelares, ha dicho que "se hicieron conjuntamente, sin individualizar".

Por cuestiones como estas, ha añadido, en cualquier país democrático el ministro de Interior debería "dar la cara" e incluso dimitir.

El letrado ha explicado que ayer habló dos veces con Carles Puigdemont, del que también es abogado y al que trasladó que los exconsellers eran "muy conscientes" de que, si estaban en la cárcel, no era por el hecho de que él y otros exconsellers estuvieran en Bélgica.

Alonso-Cuevillas ha apuntado que todavía no conoce la orden de detención de Puigdemont y que, una vez más, los medios de comunicación lo saben mucho antes que los propios abogados de las partes.

Ha añadido que, con todo lo que explicó ayer al expresidente de la Generalitat, éste tendrá elementos para hacer ver a la justicia belga que en España "no tendrían un juicio justo y, por tanto, impugnar esta orden europea de detención".

Ha insistido en que el objetivo principal de Puigdemont no era escaparse sino que no le privasen de la capacidad de interlocución el 21 de diciembre, y ha asegurado que no sabe si el expresidente catalán se entregará a la justicia belga porque no participa en la estrategia política.

Temas

Comentarios

Lea También