ERC da un mes a Pedro Sánchez para que reactive la mesa de diálogo

Los republicanos mantienen su órdago y dicen que solo apoyarán los Presupuestos si la negociación sobre Catalunya sigue viva

CRISTIÁN REINO/EFE

Whatsapp
Representantes de entidades soberanistas, partidos y sindicatos participaron ayer en una convocatoria para reclamar la libertad de los líderes independentistas presos, ante la sede del TSJC, en BCN. FOTO: EFE

Representantes de entidades soberanistas, partidos y sindicatos participaron ayer en una convocatoria para reclamar la libertad de los líderes independentistas presos, ante la sede del TSJC, en BCN. FOTO: EFE

Un mes. Ese es el plazo que Esquerra da al presidente del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, para que reactive la mesa de diálogo sobre la cuestión catalana, que quedó aparcada como consecuencia del estallido de la pandemia. Una mesa de negociación en la que se sentaron juntos el Gobierno y la Generalitat, y que fue la condición que ERC puso a Sánchez para su investidura.

El diálogo entre la Moncloa y el Palau de la Generalitat para buscar una salida negociada al pleito catalán se ha convertido en el principal aval que pueden exhibir los republicanos para defender su apuesta por aparcar la unilateralidad, con la que se desmarcan de la línea dura de Carles Puigdemont y JxCat en su objetivo de alcanzar la presidencia de la Generalitat. Pedro Sánchez ya ha repetido varias veces que está dispuesto a volver a reunir la mesa durante el mes de julio.

Pero ERC tiene prisa por cerrar una fecha, ahora que ve cerca las elecciones catalanas, aunque Quim Torra se niega a adelantar los comicios y ayer trató de retrasar la vista en el Supremo que decidirá sobre su inhabilitación, presentando un recurso de súplica. El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, urgió ayer al líder socialista a reanudar el diálogo antes del 15 de julio, de tal manera que en los próximos días las dos administraciones fijen el lugar, la fecha y la hora del encuentro.

El dirigente de ERC aseguró que la mesa debe reactivarse «sin excusas», una vez que la pandemia ha entrado en una fase de mayor control y se ha entrado en un estadio avanzado en la desescalada. «La pandemia no puede servir para aparcar el conflicto», avisó al Gobierno, que días atrás concedió a Ciudadanos la foto de su cumbre en la Moncloa antes que a los republicanos.

Ciudadanos enfría el acuerdo

Precisamente Ciudadanos enfrió ayer la posibilidad de un gran acuerdo presupuestario que permita al Gobierno apoyarse tanto en este partido como en sus socios habituales, mientras los socialistas siguen reclamando el concurso de todos para sacar adelante las cuentas y los planes de reconstrucción. Una unidad a la que volvió a apelar ayer Pedro Sánchez con un ejemplo, el plan de la automoción que presentó junto a los representantes sindicales y patronales del sector.

Sin embargo, no está claro que el acercamiento a Ciudadanos durante todo el estado de alarma vaya a consolidarse con el proyecto presupuestario.

La portavoz nacional de Cs, Melisa Rodríguez, sostuvo que ve «muy difícil» que el partido naranja pueda apoyar los Presupuestos de 2021 si finalmente acaban marcados «por las propuestas surrealistas de Podemos».

Temas

Comentarios

Lea También