Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Gobierno necesitaría cinco días apenas para activar el artículo 155

Rajoy no aplicará la suspensión de la autonomía sin el aval de Pedro Sánchez y Albert Rivera
Whatsapp
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la sesión de control al Ejecutivo celebrada ayer en el pleno del Senado. Foto: huesca/efe

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la sesión de control al Ejecutivo celebrada ayer en el pleno del Senado. Foto: huesca/efe

El Gobierno español insiste en que tiene previstos todos los escenarios que pueda plantear el Govern de aquí al 1 de octubre, pero no quiere dar pistas sobre sus posibles respuestas, incluida la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que supondría de facto la suspensión de la autonomía, y para la que bastarían apenas cinco días.

Son cálculos técnicos aproximados de fuentes del Ejecutivo, con los que pretenden hacer ver la celeridad con la que se podría poner en marcha el procedimiento constitucional para suspender funciones de la autonomía de Catalunya, algo inédito en democracia.

Aunque el mensaje principal que se lanza desde el Gobierno es que ninguna medida que se adopte desde la Generalitat y las instituciones catalanas podrá sorprenderle, también deja claro que no va a revelar cuál es la estrategia prevista ni si en ella está incluida la utilización del artículo 155 de la Carta Magna. «Ahora no estamos en eso», aseguran las mismas fuentes gubernamentales.

Sin publicar

Entre tanto, la Abogacía del Estado estudian qué medidas adopta en relación a la negativa de la Generalitat a publicar en su Diario Oficial la decisión del TC de suspender la ley del referéndum convocado para el 1 de octubre. Una posibilidad es que emplace a alguna autoridad judicial a exhortar al Govern a proceder a esta publicación.

Abogacía del Estado estudia qué medidas tomar por  no publicar el DOGC la suspensión del TC

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, estuvo ayer en el Senado, la institución a la que correspondería aprobar por mayoría absoluta la suspensión de funciones de la Generalitat, algo para lo que el Ejecutivo no tendría problemas puesto que el PP disfruta de mayoría absoluta en la Cámara Alta.

Rajoy intervino en la sesión de control y tuvo oportunidad durante su estancia en el Senado de conversar con su presidente, Pío García-Escudero, el encargado en su caso de articular el procedimiento previsto en la Constitución para «adoptar las medidas necesarias» para obligar a una autonomía al «cumplimiento forzoso» de sus obligaciones legales.

Con Sánchez y Rivera

Mariano Rajoy, no obstante, se ha propuesto no responder en solitario al desafío de la Generalitat. Por lo que, en caso de tener que activar «mecanismos más intensos», como ayer contemplaba el ministro de Justicia, el Gobierno buscará siempre el aval de PSOE y Ciudadanos para «restituir la legalidad» en Catalunya. En los contactos con ambas fuerzas políticas se ha abordado el abanico de opciones legales a disposición del Ejecutivo. Pero la trascendencia de la crisis a la que se enfrenta el Gobierno y la fragmentación del Congreso, apuntan en la Moncloa, desaconsejan a Rajoy avanzar sin el acuerdo de Pedro Sánchez y Albert Rivera. Ninguno de los dos ha dado ni en público ni en privado una respuesta nítida a un planteamiento que, por ahora, sigue siendo una posibilidad más entre las muchas que se han estudiado.

Cleries (PDeCAT) acusa con dureza a Rajoy de provocar ‘la mayor crisis institucional’

La confrontación entre Gobierno español y Generalitat llegó a la Cámara Alta. El senador del PDeCAT Josep Lluís Cleries agitó en su mano las papeletas de votación del 1 de octubre y acusó a Rajoy de «represión» y de causar «la mayor crisis institucional del Estado español». 

Cleries acusó al Gobierno de imponer «represión» y «amenazas» y de haber utilizado en los últimos años el debate en Catalunya para lograr votos en el resto de España, de forma que ahora «recoge los frutos de aquellos errores». «Ni usted ni el PP, ni ningún tribunal decidirán por nosotros. Desde la radicalidad de la democracia, el 1 de octubre vamos a votar con estas papeletas y decidiremos nuestro futuro político», sentenció Cleries. «Les vuelvo a recomendar que hagan autocrítica si no quieren desaparecer», le espetó Rajoy tras recordar la trayectoria electoral de la antigua CiU. 

La oferta que sí aceptó Rajoy fue la del PSOE, que, tras respaldar al Ejecutivo en sede parlamentaria, instó a Rajoy a reflexionar sobre el estado autonómico y buscar una salida al conflicto soberanitsa. «Pero sin cesiones imposibles», matizó el presidente.

Temas

Comentarios

Lea También