Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El PDeCAT apuesta por una legislatura larga

Los soberanistas quieren «madurar» las «complicidades europeas» para poder presionar al Estado español y pactar un referéndum 

Octavi Saumell

Whatsapp
Carles Puigdemont en el último Consell Nacional del PDeCAT. FOTO. ACN

Carles Puigdemont en el último Consell Nacional del PDeCAT. FOTO. ACN

El Partit Demòcrata Europeu Català (PDeCAT) quiere que la legislatura que se inició el pasado miércoles sea larga, de cuatro años, y que se deje en un segundo lugar la vía unilateral que, desde 2015, se ha llevado a cabo junto a la CUP. Así lo indican fuentes del partido soberanista consultadas por el Diari, las cuales consideran que ahora debe abrirse un periodo para «madurar las relaciones internacionales a favor del Procés» y «generar más complicidades europeas para intentar presionar al Estado» para negociar la celebración de un referéndum legal y vinculante, al estilo de lo que se pactó entre Escocia y el Reino Unido. 

Desde el PDeCAT se reconoce, en off the record, que no esperaban la reacción tan «desproporcionada» por parte del Estado, que ha derivado en el encarcelamiento de dos exconsellers (Oriol Junqueras y Joaquim Forn) y de los líderes de las entidades soberanistas (Jordi Cuixart, de Òmnium Cultural, y Jordi Sànchez, de la ANC). «España tiene la fuerza de un Estado, y ha ejercido mucha presión que le ha costado mucho dinero. Debemos madurar  más  la diplomacia internacional para que nos dejen de ver como un problema y un movimiento populista y presionen a España para acordar un referéndum» recalcan las fuentes. Por ello, tanto desde el PDeCAT como desde Junts per Catalunya se ve como «estratégica» la estancia en Bélgica del President cesado Puigdemont y de los cuatro exconsellers Lluís Puig, Toni Comín, Meritxell Serret y Clara Ponsatí.  

Urnas anticipadas desde 2010

La apuesta del PDeCAT y del realismo de ERC es la de abandonar la unilateralidad y generar nuevos puentes, especialmente con los Comuns. De allí la voluntad de estabilizar la situación, recuperar las instituciones y retomar el diálogo, en un proceso que se espera que se alargue durante cuatro años. 

«La nueva hoja de ruta prevé construir la idea de República gobernando para todos los catalanes, impulsando grandes debates ciudadanos y pactos de país en todos los ámbitos, como puede ser el Pacte Nacional per la Indústria» señalan desde Junts per Catalunya, en clara referencia a intentar recuperar el tejido empresarial que ha cambiado su sede social. «También debemos apostar por el ámbito social y no dejar que parezca que se deja olvidado» remarcan.  

En caso de que se logre tirar hacia adelante una legislatura completa, de cuatro años, sería la primera vez que se haría desde 2010, cuando el President era José Montilla. Desde entonces, todos los mandatos de los partidos soberanistas han sido de dos ó tres años. El primero fue apenas de media legislatura, ya que después del triunfo de Artur Mas a finales de 2010 se convocaron nuevos comicios en noviembre de 2012, que sirvieron para que Mas repitiera en el cargo. 

La siguiente cita con las urnas fue en septiembre de 2015, que sirvió para que en enero de 2016 Carles Puigdemont tomara el mando tras la victoria de Junts pel Sí. Ya en la etapa final, el referéndum del pasado 1-O y la declaración de independencia del 27 de octubre derivaron en la convocatoria de unas nuevas elecciones: las del pasado 21 de diciembre.  

Temas

Comentarios

Lea También