Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El PSC insiste en que Catalunya es una nación y España un estado plurinacional

Los socialistas catalanes quieren aprobar en su congreso, a mediados de diciembre, la ponencia política que así lo recoge

PAULA DE LAS HERAS

Whatsapp
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en un mitin el 3 de noviembre. FOTO: ALEJANDRO GARCÍA/EFE

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en un mitin el 3 de noviembre. FOTO: ALEJANDRO GARCÍA/EFE

Lo que en campaña electoral quiso difuminar Pedro Sánchez afloró ayer de nuevo de la mano del PSC, justo en coincidencia con los intentos del presidente en funciones de ganarse la abstención de ERC en su próxima investidura.

Los socialistas catalanes, que celebran su congreso los días 13, 14 y 15 de diciembre, quieren aprobar una ponencia política que reafirme su consideración de Catalunya como «nación» y su concepción de España como «Estado plurinacional». «Es nuestra manera de entender nuestra unión y la igualdad en la diversidad», dice el documento marco.

La aproximación al asunto tiene en sí misma poco de novedosa, como ayer se encargó de poner de manifiesto el secretario de organización, Salvador Illa.

No es solo que el partido lleve años haciendo bandera de este asunto, es que, en 2017, aprovechando su capacidad de inclinar la balanza en las primarias entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, consiguió que el hoy secretario general la asumiera como propia y que en el Congreso subsiguiente, el 39º, con los barones más centralistas ya vencidos y desarmados, la convirtiera en una propuesta de todo el partido formulada de la siguiente manera: «Proponemos una reforma constitucional federal, que mantenga la unidad del Estado, perfeccionando el carácter plurinacional del mismo, y que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español, de acuerdo con los artículos 1 y 2 de la Constitución».

Referencias tangenciales

En los programas electorales con los que Sánchez se presentó después a las elecciones generales, sin embargo, las referencias a este asunto fueron tangenciales, no expresas. Es más, si esas referencias se mantuvieron en la oferta electoral de las generales del 10 de noviembre, en la que el secretario general del PSOE endureció su discurso contra el independentismo en un intento de ganarse al votante decepcionado de Ciudadanos, fue porque el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, dio un golpe encima de la mesa al ver que se habían eliminado.

El secretario de organización del PSC, Salvador Illa, recordó, en todo caso, que su partido es contrario a la independencia de Catalunya. A día de hoy (desde 2015) los socialistas catalanes tampoco defienden siquiera el derecho a celebrar un referéndum de autodeterminación, algo que durante años provocó enormes tensiones con el PSOE. Eso ayuda a que los dirigentes más críticos con el independentismo y más recelosos ante la idea de tener que recurrir a ERC para poder gobernar se contengan en sus declaraciones.

Batallas terminológicas

La expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, sí manifestó que quien pretenda declararse nación para «ser Estado» tendrá a los socialistas andaluces enfrente, pero también afirmó que Sánchez tiene claro que el marco de convivencia es la Constitución.

En una línea similar, el presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, elogió incluso al PSC por haber ejercido de «puente eficaz y útil entre el nacionalismo y el resto del país», pero añadió que para él lo «esencial» es la igualdad y no «perderse en batallas terminológicas».

Temas

Comentarios

Lea También