Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Catalunya Política

El Parlament mantiene a Quim Torra como diputado, con el aval del PSC

La cámara catalana decide recurrir ante el Tribunal Supremo el acuerdo de la Junta Electoral Central que le inhabilita

C. REINO

Whatsapp
La Mesa del Parlament abordó ayer la situación del president Quim Torra, a quien Ciudadanos y PP exigían retirar el escaño. FOTO: TONI ALBIR/EFE

La Mesa del Parlament abordó ayer la situación del president Quim Torra, a quien Ciudadanos y PP exigían retirar el escaño. FOTO: TONI ALBIR/EFE

La legislatura del diálogo, bautizada así por Pedro Sánchez, empieza a tener consecuencias en el Parlament. JxCat, Esquerra y el PSC unieron ayer sus fuerzas para evitar que Quim Torra pierda su condición de diputado autonómico.

Posconvergentes, republicanos y socialistas tumbaron dos escritos presentados por Ciudadanos y el PP que pretendían que, de forma inmediata, la Mesa de la cámara catalana diera debido cumplimiento a la decisión acordada la semana pasada por la Junta Electoral Provincial de Barcelona de retirar la credencial de diputado a Quim Torra.

El PP afirmó, además, que la pérdida de condición de diputado, necesaria para acceder al cargo de jefe del Ejecutivo en Catalunya, es motivo implícito de cese, por lo que instó al presidente del Parlament, Roger Torrent, a convocar una ronda de contactos para proponer un candidato que se someta a una sesión de investidura. La iniciativa fue rechazada por la Mesa. Tanto Ciudadanos como el PP consideran a Torra expresidente y exdiputado.

El apoyo de los socialistas no era necesario para tumbar las iniciativas de Ciudadanos y PP, puesto que JxCat y ERC tienen mayoría absoluta en la Mesa del Parlament, pero sí supone un gesto del PSC, que se desmarca del bloque denominado constitucionalista en una legislatura en la que está previsto que se constituya una mesa entre el Gobierno central y el de la Generalitat.

JxCat, Esquerra y el PSC aprobaron, además, la presentación de un recurso ante el Tribunal Supremo para que deje sin efecto el acuerdo del pasado 3 de enero de la Junta Electoral Central (JEC), que inhabilitó a Torra como parlamentario a raíz de la sentencia por la pancarta de los presos y los lazos amarillos. En realidad, todos los grupos ganan tiempo, a la espera de que el Tribunal Supremo resuelva las medidas cautelares contra la decisión de la Junta Electoral Central, que podría producirse la semana que viene. En ese caso, los socialistas podrían reconsiderar su posición.

Previsible inhabilitación

Nadie duda de que Torra, que ha convocado para el viernes la mesa de partidos catalanes, será inhabilitado por el Supremo cuando resuelva el recurso contra la condena del TSJC. Fuentes del PSC justificaron su apoyo al presidente de Catalunya con el informe emitido por los letrados de la cámara autonómica que concluye que la Junta Electoral no es competente para acordar el cese de un diputado. Los juristas del Parlament señalan que si el dirigente nacionalista pierde el escaño, no debería cesar como jefe del Ejecutivo, aunque en un primer informe concluyeron lo contrario.

Torrent tiene ya varios avisos sobre el riesgo penal de desobediencia. El presidente de la cámara catalana advirtió el viernes de que la Junta Electoral no es un órgano competente para retirar el acta a un diputado y aseguró que Torra seguirá siendo parlamentario. Además, dio por seguro que la semana que viene votará en el pleno de la Cámara. Fuentes del PP apuntaron que todas las votaciones en las que participe el presidente de la Generalitat podrán ser recurridas. Pero sobre todo, avisaron de que impugnarán todas las decisiones que adopte a partir de ahora como presidente de la Generalitat.

Ciudadanos, por su parte, estudia emprender acciones legales contra la Mesa. La formación naranja considera que el presidente del Parlament y el resto de miembros de la Mesa podrían haber incurrido presuntamente en los delitos de prevaricación y desobediencia.

La CUP plantará a la Mesa de Partidos y no asistirá a la reunión del viernes convocada por Torra. La CUP no ve la utilidad de participar en una Mesa en la que está el PSC, cuando este partido «no acepta que el pueblo catalán pueda ejercer su derecho a la autodeterminación», en palabras de la diputada Natàlia Sànchez.

Temas

Comentarios

Lea También