Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El consumo de tabaco entre los catalanes se desploma hasta el mínimo histórico

Se calcula que fumar provoca 27 muertos cada día en Cataluña

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de archivo de una persona fumando

Imagen de archivo de una persona fumando

El consumo de tabaco en Cataluña sigue la tendencia de los últimos años y en 2017 ha alcanzado un nuevo mínimo histórico. Sólo el 24% de los mayores de 14 años se considera fumador diario u ocasional, la cifra más baja jamás registrada.

Según datos de la Agencia de Salud Pública de Cataluña publicadas con motivo del Día Mundial contra el Tabaco, 60.000 personas dejan de fumar cada año pero todavía hay 1,5 millones de fumadores en Cataluña.

Se calcula que fumar es la causa de más de un muerto cada hora, es decir, 10.000 defunciones al año, según datos de 2015. Además, de las 27 personas que mueren cada día en Cataluña por causa directa del tabaco , 7 son por culpa de las enfermedades cardiovasculares, ya que fumar triplica el riesgo de infarto de miocardio o angina de pecho.

Desde Salud Pública, durante la XIX Semana Sin Humo se quiere hacer especial atención a la relación entre el tabaco y las enfermedades cardiovasculares, ya que el tabaco hace que las arterias acumulen grasa y disminuyan su elasticidad, triplicando este riesgo de sufrir infarto de miocardio o angina de pecho.

El cardiólogo del Hospital de Sant Pau, Antonio Barros, explicó que el tabaco tiene efectos agudos, que normalmente se pueden eliminar fácilmente días después de fumar, pero también efectos crónicos que no son reversibles.

Barros destaca que fumar provoca una ''presidisposició a sufrir '' algunas enfermedades que quizá llegarían más tarde, si no se fumara, pero que enganchan los fumadores en edad '' de estar trabajando sin problemas ''.

Mínimo histórico

Según los datos dados a conocer este lunes por la Agencia de Salud Pública, entre 1990 y 2017, la prevalencia del tabaquismo se ha reducido en prácticamente 10 puntos, entre los que reconocen fumar diariamente y de manera ocasional.

Así, en 1990 se registró un 33,7% de personas que se consideraban fumadoras, y el año pasado, se cerró con un 24%, un mínimo histórico. La prevalencia entre los que fuman a diario es del 21%, una cifra que es ligeramente superior a la media de la OCDE, que es del 18%.

Aunque todavía hay trabajo por hacer, tal como reconoce la subdirectora de promoción de la salud de la ASPCAT, Carmen Cabezas, son datos que demuestran que las leyes antitabaco han hecho su efecto porque han '' desnormalizar '' el consumo de tabaco en todos los entornos y por tanto, ha generado un cambio de apreciación '' en el que es normal ''.

Además, la incidencia de la atención primaria o las campañas en las escuelas, por CAPS, también han tenido su impacto en esta bajada del número de fumadores, que se ha dado más en mujeres que en hombres. El consumo de tabaco es, en todos los grupos de edad, más elevado en hombres que en mujeres.

Según la encuesta de Salud Pública, además, también identifica una gradiente socioeconómica que condiciona el consumo de tabaco. Es más elevado en hombres de clase social baja y en personas de nivel de estudios primarios y sin estudios.

Los cigarrillos convencionales siguen siendo la forma de consumo más habitual en todos los grupos de edad, pero de la encuesta de salud de Cataluña destaca que entre los más jóvenes, de entre 15 y 44 años, el consumo de los cigarrillos hechos a mano, el conocido como tabaco de liar, prácticamente duplica al grupo de entre 45 y 64 años.

El consumo del cigarrillo electrónico continúa en datos prácticamente insignificantes y la incidencia en el mercado del tabaco sin combustión tampoco se ve aún reflejada en la encuesta de salud.

Menos tabaquismo entre los adolescentes

La encuesta de Salud Pública también demuestra que la prevalencia del tabaquismo entre los adolescentes de entre 14 y 18 años se ha ido reduciendo en los últimos años. De hecho, entre 2004 y 2016, se redujo a la mitad y sólo el 9,2% de los jóvenes reconocían haber fumado diariamente los últimos 30 días, una cifra que llegó en 2016 a sus valores más bajos.

La venta de tabaco cae a la mitad desde 2005

Desde el 2005 hasta el 2017, la venta de tabaco también ha ido a la baja y se han pasado de vender 888 millones de paquetes de cigarrillos a 415, es decir, más de la mitad. Los cigarros y el tabaco de liar también ha sufrido un descenso mientras que el tabaco de pipa se ha ido manteniendo.

Temas

Comentarios

Lea También