Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El imán de Ripoll se marchó tras denegársele vacaciones de 3 meses

Asegura que ee trataba de "una persona normal" que nunca vertió "un mensaje radical" durante su estancia en el municipio

Diari de Tarragona

Whatsapp
Vista del interior de la mezquita Islámica Annour de Ripoll, en la cual el imán Abdelbaki Es Satty, presuntamente implicado en los atentados de Cataluña, guiaba las oraciones. EFE/Robin Townsend

Vista del interior de la mezquita Islámica Annour de Ripoll, en la cual el imán Abdelbaki Es Satty, presuntamente implicado en los atentados de Cataluña, guiaba las oraciones. EFE/Robin Townsend

El presidente de la Comunidad Islámica Annour de Ripoll (Girona), Ali Assid, ha desvelado que el imán Abdelbaki Es Satty, vinculado con los atentados de Barceona y Cambrils, "se marchó" después de solicitar un periodo de vacaciones de tres meses que le fue denegado porque, según Assid, la congregación no podía permitirse "estar tanto tiempo" sin un líder espiritual. 

Assid, en declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press, ha explicado que el imán pidió tres meses de vacaciones tras el ramadán para marcharse a Marruecos, pero que le dijeron que solo podía tomarse tres semanas de descanso, ante lo cual el imán anunció que abandonaba su puesto al frente de la comunidad musulmana de esta localidad gerundense. 

Asimismo, Assid ha aseverado que Es Satty llevaba con ellos un año y cuatro meses y que se trataba de "una persona normal" que nunca vertió "un mensaje radical" durante su estancia en el municipio. Además, ha asegurado que su interpretación religiosa se alejaba del salafismo y ha insistido en que nunca dio "un mensaje raro". 

Por otro lado, Assid ha dicho que fue contratado porque "estaba por aquí, en Ripoll", y traer un imán de fuera "es muy complicado". Respecto a su estancia en la cárcel durante cuatro años por tráfico de hachís, el responsable de la mezquita ripollesa ha afirmado que se enteró este domingo a través de la prensa.

"NO PODEMOS CREER LO QUE HA PASADO" 

"Estamos fatal. No podemos creer lo que ha pasado. Es un golpe grande", ha expresado Assid, quien además ha apuntado que su comunidad no es culpable de lo que ha pasado y que su religión "condena totalmente estos actos terroristas". 
  En este sentido, opina que quienes peor lo van a pasar son los niños porque "tienen miedo de ir al cole y de dar una vuelta" por la calle. 

Temas

Comentarios

Lea También