Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Catalunya política

El parlament se queda helado

Sorpresa. JxCAT y ERC acordaron el lunes que Campdepadrós leería el discurso de Puigdemont. Pero Torrent suspendió el pleno  

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del pasado martes del Parlament de Catalunya, vacío por la suspensión del pleno. FOTO: efe

Imagen del pasado martes del Parlament de Catalunya, vacío por la suspensión del pleno. FOTO: efe

La tensa relación que el pasado martes quedó en evidencia entre Junts per Catalunya y ERC a raíz de la suspensión del pleno de investidura se extendió también a la Mesa del Parlament, el órgano de dirección de la cámara legislativa catalana presidido por el republicano Roger Torrent.

El lunes, menos de 24 horas antes del inicio de la sesión prevista para el martes a las tres de la tarde, varios integrantes de la Mesa estuvieron hasta la noche cerrando los últimos detalles del pleno de investidura. En ese encuentro, aparte del propio Torrent, participaron los integrantes  de Junts per Catalunya –el vicepresidente primero del Parlament, Josep Costa; y el secretario primero, el tarraconense Eusebi Camdepadrós–, además de la otra representante de ERC en la Mesa, Alba Vergés y los abogados de los dos grupos parlamentario. En esa última reunión se decidió incluso la fómula en la que se llevaría a cabo la investidura, que ya estaba previsto que no contaría con la presencia del candidato, según confirmó él mismo a Elsa Artadi la tarde del lunes. 

Por ello, la dirección soberanista del Parlament se decantó por investir al candidato mediante el artículo 83.1 del reglamento del hemiciclo, que indica que «cualquier diputado con derecho a hablar puede ser sustituido por otra persona de su mismo grupo». En este sentido, se decidió que el discurso de investidura de Carles Puigdemont sería leido por un integrante de la Mesa, y el elegido era el secretario primero, Eusebi Campdepadrós, quien fue el candidato por Tarragona de la Llista del President en las elecciones del pasado 21 de diciembre. Una pista de ello es el tuit que publicó la noche del lunes, en el que indicó que «mañana (hoy) cumpliremos el compromiso con la ciudadanía que nos ha confiado su voto. Visca la terra!». 

La notificación del TC
Seguramente, todo cambió la noche del lunes, cuando los miembros de la Mesa recibieron la notificación del Tribunal Constitucional en la que se les informaba de la prohibición de investir a Puigdemont de forma no presencial. En el documento, al que ha tenido acceso este periódico, el alto tribunal indicó lo siguiente a cada uno de los miembros de la dirección del Parlament: «Se les advierte de su deber por impedir o paralizar cualquier iniciativa que proponga ignorar las medidas cautelares adoptadas» y que «en particular, se abstengan de iniciar o tramitar actuación alguna que permita proceder a un debate de investidura de Carles Puigdemont como candidato a la presidencia de la Generalitat que no respete las medidas aprobadas». El Constitucional advirtió a los miembros de la Mesa de que, en caso de no atender este requerimiento, podrían incurrir en responsabilidades, «incluidas las penales».  

El martes estaba prevista un reunión a las 9.30 horas en la que la mayoría soberanista debía preparar una estrategia conjunta, de cara a la reunión posterior de la totalidad del a Mesa, prevista para las diez de la mañana. Pese a ello, solo dos horas antes Torrent anuló el primer encuentro, y a las 9.45 compareció ante la prensa para anunciar la suspensión de la investidura. Esto provocó el enfado de los representantes de JxCAT (Costa y Campdepadrós), quienes conocieron la decisión de Torrent por los medios de comunicación... lo mismo que le pasó al propio Carles Puigdemont y la CUP. Todos se quedaron helados. 

Temas

Comentarios

Lea También