Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El plan B de los yihadistas era un ataque simultáneo en Cambrils y BCN

Tras la explosión de Alcanar, el objetivo fue cometer una masacre al mismo tiempo que la de Barcelona, pero un accidente con la furgoneta les obligó a cambiar sus planes

Mateo Balín

Whatsapp
El kilómetro 265 de la autopista AP-7 donde la furgoneta sufrió un accidente. Foto: Pere Ferré

El kilómetro 265 de la autopista AP-7 donde la furgoneta sufrió un accidente. Foto: Pere Ferré

Los Mossos d’Esquadra, responsables de la investigación policial de los atentados de Barcelona y Cambrils del pasado jueves que dejaron 15 muertos y más de un centenar de heridos, están convencidos de que la célula terrorista tenía previsto llevar a cabo un atropello masivo en el paseo marítimo de la localidad tarraconenses de forma simultánea al que tuvo lugar en Las Ramblas.

Ambos planes, precipitados por la explosión que tuvo lugar a las 23.30 horas del miércoles 16 en el chalet de Alcanar usado por el grupo comandado por el imán de Ripoll como almacén y laboratorio de explosivos, se quedaron a la mitad. 

El último terrorista muerto, Younes Abouyaaqoub, sí logró llevar la sangre y el terror a la popular vía de Barcelona en una furgoneta alquilada por el encarcelado Driss Oukabir. Eran las 17.25 horas del pasado 17 de agosto. 

Sin embargo, los cinco integrantes del grupo abatido por agentes de los Mossos en Cambrils, a la 1.00 de la madrugada del día 18, no pudieron ejecutar su intención de dirigir otra furgoneta alquilada esa mañana contra los viandantes del paseo marítimo. El vehículo arrendado para consumar el atropello masivo de Cambrils fue una Renault modelo Kangoo. Mohamed Hichamy, de 24 años, el mayor de los cinco terroristas muertos en Cambrils, fue la persona que alquiló la furgoneta en las oficinas de la empresa Ruzafa de Parets del Vallés (Barcelona). Mohamed, hermano del también muerto Omar Hichamy, se fue a 135 kilómetros de Cambrils acompañado, al menos, por el fallecido Said Aalla, de 18 años. Una distancia grande para no levantar sospechas.

Dos de los asesinos se desplazaron a Parets del Vallès para alquilar la furgoneta

Eran las 12.58 de la mañana del día de los atentados y habían pasado más de 13 horas desde que explotara la casa de Alcanar con el imán Abdelbaki es Satty y el joven Youssef Aalla en su interior.             

Mohamed y Said, cuya tarjeta de crédito apareció en la Renault Kangoo, vuelven a Tarragona. El primero en la citada furgoneta y el segundo en el Audi A3 de su hermano Mohamed Aalla, en libertad provisional. 

Un hecho fortuito vuelve a alterar los planes de los cinco de Cambrils, como ya lo hiciera horas antes la explosión del chalet de Alcanar, donde la célula pretendía llenar las furgonetas alquiladas con las bombas caseras y atentar contra monumentos de Barcelona.

Accidente en la AP-7

A las 15.25 horas, apenas una hora y media antes del atropello de Las Ramblas, el vehículo conducido por el mayor de los Hichamy sufre un accidente en la autopista AP-7, en el punto kilométrico 265, a la altura de Cambrils. Tras decirle el conductor afectado que iba a llamar a la policía, Mohamed salta la valla de la carretera de pago y huye corriendo por un camino hasta perderse su pista.

Este incidente es el comienzo del plan C para los compinches de Hichamy (a esa hora Younes Abouyaaqoub ya emprendía la marcha a Barcelona con la furgoneta alquilada por el encarcelado Driss Oukabir). 

Hichamy pide ayuda a sus compañeros para que le vayan a buscar a la AP-7 y reunirse después en un restaurante abandonado de Riudecanyes. Allí se encontró diversa documentación. Tras fallar el plan inicial, los cinco terroristas deciden a la desesperada llevar a cabo una última acción: se desplazan de Riudecanyes a Cambrils en el Audi A3, adquieren a las 21.30 cuatro cuchillos y un hacha en un bazar chino, vuelven a la masía y tras abrocharse los cinturones falsos regresan a la localidad playera. Antes son grabados varias veces por la cámara de seguridad de la gasolinera del área de servicio de la AP-7 en Cambrils.

A la una de la madrugada del día 18 ven un control policial en el paseo marítimo y antes de parar atropellan a varios peatones hasta colisionar contra un vehículo de los Mossos. El Audi vuelca y los terroristas salen como pueden, hieren a seis personas y matan a una mujer antes de ser abatidos a tiros.

Temas

Comentarios

Lea También