Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El president Quim Torra suspende en Tarragona

Entidades y colectivos profesionales de Tarragona y el resto de Catalunya critican el primer año del políticoal frente del Govern o creen que «necesita mejorar». Solo se lleva cinco aprobados. La nota media es un 3,71

Xavier Fernández José

Whatsapp
Torra hizo balance este jueves en el Parlament de su primer año al frente de la Generalitat. FOTO: EFE

Torra hizo balance este jueves en el Parlament de su primer año al frente de la Generalitat. FOTO: EFE

El president de la Generalitat, Quim Torra, compareció este jueves en el Parlament para hacer balance de su primer año al frente del Govern. Como buen político (ni él ni ninguno de sus compañeros de todos los partidos asistieron a la asignatura de ‘me he equivocado. Lo puedo hacer mejor’), apostó por el autobombo y el triunfalismo.

Pero las entidades y colectivos profesionales de Tarragona y el resto de Catalunya consultados por el Diari disienten. La inmensa mayoría valora muy negativamente su gestión o se decantan por un más benévolo, pero no exento de cierta crítica, «necesita mejorar». Únicamente Òmnium Cultural, el Síndicato de Enfermería Satse, los médicos de familia y, como no podía ser de otra manera, Esquerra Republicana y Junts per Catalunya (JxCat) le aprueban.

De izquierda a derecha: Alba Brugués, Vicente Moya, Assumpta Barbens, Jordi Ciuraneta y Jordi Mateo.

Si se calcula la media de las 16 entidades que le han valorado, resulta un paupérrimo 3,71, es decir un suspenso en toda regla. Torra se lleva tres «necesita mejorar», un «necesita acelerar» y un «no presentado», el de Ciudadanos, en alusión a que, según el partido naranja, ha hecho tan poco que ni se le puede poner nota. 

Este es el resumen de la opinión de las entidades que se han ‘atrevido’ a dar su opinión. Una decena más de organizaciones profesionales de la demarcación declinaron valorar, ni siquiera desde el punto de vista de sus respectivos colectivos, la gestión de Torra.

El motivo alegado, con todo el derecho del mundo, es que  «no entramos en cuestiones políticas», pero, como lamentó la persona responsable de una de esas entidades, «llegará un momento en que no se podrá hablar de nada. Digas lo que digas, alguien se molesta. Nos falta más diálogo».

Caty Ródenas, Antonio Siso, Francina Alsina, Josep M. Puig y Rosa Codines.

Los responsables de las dos patronales de Tarragona, Josep Antoni Belmonte (Cepta) y Jordi Ciuraneta (Pimec) coinciden en que Torra «necesita mejorar». Belmonte: «Somos conscientes de que el último año ha sido complicado a nivel político, pero echamos de menos más intensidad a la hora de impulsar acciones que afectan a las empresas de la provincia de Tarragona, como la atracción de nuevas empresas, líneas de ayuda al desarrollo de polígonos industriales, implantación definitiva de la FP Dual o el impulso al CRT».

Ciuraneta: «Torra ha mostrado voluntad de que Pimec sea un interlocutor. Dar una nota es una cuestión subjetiva, pero hay retos pendientes: una mejor formación, apostar por la singularidad del comercio de Catalunya, mejorar las tecnologías de la comunicación con la implantación de la fibra óptica y el 5G... Necesitamos que el presidente y su Govern ayuden a que pasen cosas, que se apliquen las políticas».

«Que piense en el bien común»

Sonia Mateo, de Dones Empresaries, habla a título personal. Puntúa con un 3 a Torra: «A los empresarios nos gustan la certidumbre económica y política, la seguridad jurídica y tener las reglas de juego claras. Creo que quienes gobiernan Catalunya no están teniendo estos factores en cuenta. Esto se ve reflejado en el día a día de quienes hacemos un gran esfuerzo para sacar adelante nuestros proyectos. Quizá ha llegado la hora de que Torra piense en el bien común, no solo en la coyuntura política generada».

Los sindicatos de clase, UGT y Comisiones Obreras, son muy críticos con la gestión del president. Joan Llort, de UGT, y Vicente Moya, de Comisiones, coinciden en darle un 3 a Quim Torra.

Joan Llort, Yolanda López, Juan Carlos Feijoo, Raquel Sans y Juanjo Torrente.

Llort enumera con datos los problemas de la demarcación: «En Tarragona se debe corregir la situación sociolaboral que está provocando que más de 59.600 personas no tengan trabajo pese a que quieren trabajar. Pedimos que el Govern cumpla la moción parlamentaria contra la precariedad laboral».

Sigue Llort: «Más de 4.000 pensionistas están pendientes de valorar o esperando acceder a una plaza pública de residencias y sufrimos una degradación muy preocupante en la atención a los cuidados y la dependencia».

Listas de espera

Más problemas: «Las listas de espera se han disparado un 23% para una prueba de diagnóstico, no se recuperan las plazas perdidas de médicos y enfermeras y tenemos pendiente el nuevo Hospital Joan XXIII y el convenio para gestionarlo», lamenta Llort.

Su homólogo de Comisiones defiende que «más allá del dato numérico, CCOO suspende al Govern de la Generalitat. Por una incapacidad manifiesta de aprobar unos presupuestos prorrogados desde el año 2017. CCOO reclama diálogo e iniciativa para resolver los problemas de la población.

Josep A. Belmonte, Lorena Roldán, Alejandro Fernández, Carles Castillo y Eusebi Campdepadrós.

En Tarragona seguimos sufriendo la tasa de desempleo más alta de Catalunya. Más de 59.000 personas siguen sin empleo. No se ha implementado ninguna medida que tenga que ver con el Pacte per a la Indústria. Las obras de infraestructuras como el Corredor Mediterráneo y la A-27 siguen paralizadas o al ralentí. Miles de familias esperan las ayudas a la dependencia. Seguimos sin proyecto claro de atención sanitaria y solución definitiva al Hospital Joan XXIII».

El mundo sanitario se decanta entre el suspenso, el aprobado y el bien. La secretaria provincial del Sindicato de Enfermería Sate, Caty Ródenas, pone a Torra un 6,5 y lo justifica en que «ha sido un año de mantenimiento y sin grandes políticas sanitarias, aunque hay que reconocer una cierta ampliación de plantillas. Este pequeñísimo aumento era imprescindible porque sino habría caído el sistema, ya que tras los recortes del 2012, el personal era muy reducido. Aún así las ratios de enfermería son paupérrimas».

Alba Brugués, presidenta de la Associació d’Infermeria Familiar i Comunitària de Catalunya, sostiene que «las enfermeras de Atención Primaria pensamos que siguen sin resolver situaciones atascadas desde hace mucho tiempo. Cada político que se inicia en su cargo tiene una oportunidad de oro para desatascarlas». 

El secretario general de Metges de Catalunya, Josep Maria Puig, puntúa al president de la Generalitat con un 4 porque «el primer año de Torra se ha caracterizado por la inacción política en materia sanitaria. El sistema sanitario público, con una falta de presupuesto alarmante, se mantiene gracias al sobreesfuerzo ingente de sus profesionales y sobrevive sin ninguna planificación a medio o largo plazo. Sólo se hacen análisis y diagnósticos, pero no se aplica ningún tratamiento».

El presidente de la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària, Antoni Siso, da un aprobado raspado a Torra porque ha tenido dos aspectos positivos y dos negativos. Entre los primeros, que la Conselleria de Salut está impulsando el Fòrum de Diálogo profesional y la inyección de 30 millones para mejorar los centros asistenciales.

Entre los aspectos negativos, que la ‘Estratègia nacional de l’atenció primària i salut comunitària’ está paralizada y la dotación de plazas de MIR en medicina primaria es insuficiente.

El responsable en Tarragona del sindicato de profesores Ustec,  Juan Carlos Feijoo, sólo le pone un 2 a Torra: «No ha hecho caso de nuestras reivindicaciones. No se han revertido los recortes. Se beneficia a la escuela concertada. Las aulas están masificadas y la carga de trabajo de los profesores es muy alta. No hay forma de negociar porque nos ponen la excusa de que los presupuestos están prorrogados, pero sí que se negocia con otros sectores».

Según el secretario general de CSIF-Mossos, Juanjo Torrente, quien vive en Tarragona: «No hay voluntad negociadora. Hay acuerdos de hace diez años que siguen incumplidos. Sufrimos un déficit enorme de personal que se quiere paliar con horas extras pagadas por debajo del precio de una hora normal. Además no puede ser que la gestión política nos cree problemas», dice, en alusión al famoso llamamiento de Torra a que los CDR «apretasen». De ahí que Torrente ponga un 0 a Quim Torra.

La PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) de Tarragona se suma a las críticas. Uno de sus miembros, Juanma Espinosa, cree que el president solo se merece un 3 porque «si bien se ha podido recuperar la ley 24/2015 (de medidas urgentes para afrontar la emergencia en el ámbito de la vivienda y la pobreza energética), la Generalitat está totalmente parada en medidas para paliar la emergencia habitacional o han puesto un parche, que ni siquiera ha entrado en vigor, para controlar el precio de los alquileres».

Juanjo Espinosa.

Aún menor nota da a Torra la secretaria general del sindicato IAC-CATAC, Assumpta Barbens: un 1: «el President Torra suspende su gestión al frente de su personal. Las asignaturas pendientes que tenía eran tantas que no ha sido capaz de ponerse al día. Hay que tener en cuenta que se convocaron dos huelgas: 29 de noviembre y 12 de diciembre.

Los trabajadores y trabajadoras públicas seguimos reclamando que nos devuelva todo lo que nos debe y de momento solo hemos visto un miserable 10% firmado el 2017 e incumplido el 2018, para acabar pagándolo en marzo del 2019, tres meses después de lo que tocaba. Del resto de recortes que sufrimos, nada de mejoras».

Francina Alsina, presidenta de la Taula del Tercer Sector Social de Catalunya, lamenta que «ha habido un gobierno ‘dormido’ y una cierta parálisis legislativa. Después del 155 y la intervención económica de la Generalitat, esperábamos que se acelerara el desarrollo de políticas sociales que pusieran las personas en el centro de la acción del Govern, pero el ritmo no ha sido el deseado». Por eso su nota a Torra es «necesita acelerar».

Entre tanta crítica, sobresale un espaldarazo a Torra. Desde Òmnium Cultural, que le pone un 7. La presidenta de la entidad en el Tarragonès, Rosa Codines, sentencia que «al Gobierno de Torra le ha tocado vivir en un momento histórico muy difícil y complicado. La lástima es que la situación de ahogo a todos los niveles no se explicite de manera clara y nítida a los ciudadanos.

Administramos las migajas a todos los niveles. Sólo la perspectiva histórica hará justicia a este momento que les ha tocado vivir».

Temas

Comentarios

Lea También