Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El soberanismo niega validez a la agenda del número dos de Junqueras

ERC y la CUP apuntan que el cuaderno del que fue secretario de Economía es personal

Cristian Reino

Whatsapp
Marta Rovira es una de las señaladas de impulsar la hoja de ruta secesionista en la agenda.  FOTO: efe

Marta Rovira es una de las señaladas de impulsar la hoja de ruta secesionista en la agenda. FOTO: efe

El independentismo echó ayer mano del recurso fácil de negar la validez de un documento, en este caso la agenda de Josep María Jové, porque algunos de sus puntos le dejan en muy mal lugar ante su electorado en plena recta final de la campaña electoral.

«No pienso dar valor a documentos personales usados y filtrados por la policía a su conveniencia», afirmó Joan Tardá, portavoz de Esquerra  en el Congreso, sobre el dietario del proceso incautado por la Guardia Civil al exnúmero dos del Departamento de Economía y hombre de confianza de Oriol Junqueras, y que forma parte del material incriminatorio contra los secesionistas.

En el documento, el exnúmero dos en la Conselleria de Economía transcribe el contenido de algunas de las reuniones mantenidas por el alto mando secesionista, como en la que el expresident de la Generalitat Artur Mas habría alertado de los riesgos de la hoja de ruta independentista o cuando el propio Oriol Junqueras habría dicho en 2016 que un referéndum no tenía sentido (eso ya lo decía en público, cuando aseguraba que era una pantalla pasada).

"Nosotros trabajamos de forma colegiada y somos gente honrada que nada tiene que esconder", añadió Tardá sobre la libreta incautada a su compañero de partido. 

Ámbito de la intimidad

En la misma línea se expresó Benet Salellas, de la CUP, que insistió en que se trata de una agenda de tipo personal.

Un cuaderno que desvela nombres clave del núcleo político que impulsó la hoja de ruta para la ruptura, como la secretaria general de ERC, Marta Rovira, y la dirigente de la CUP Anna Gabriel, por lo que podrían ser imputadas en el Supremo.

Lo más lógico en un Estado de Derecho, dijo Salellas, es que «cada uno pueda tener en su casa las agendas que quiera, con las notas que le convenga de las reuniones políticas» a las que asisten integrantes de otras fuerzas.

Esas notas, insistió, forman parte de la «intimidad» de su autor. «Estamos acercándonos a un sistema de matriz dictatorial, las decisiones de la Justicia están comprometiendo la opción política» de todos los partidos, dijo.

Aun así, calificó el documento de «rumorología mediática». «No tiene ningún sentido que estemos hablando de la agenda del señor Josep Maria Jové», remató.

El documento recoge la estrategia del procés, pero también los reproches entre los secesionistas, a la orden día ahora en campaña, y sobre todo los días previos a la declaración de independencia.

Según Jové, a un año del referéndum del 1-O, el entorno de Artur Mas ya «no se quería implicar».            

El PDeCAT sostiene que es un caso típico de «caza de brujas». «Si alguien cree que se resuelve imputando a más personas se equivoca. Al final el Supremo tendrá que querellarse contra dos millones de catalanes», afirmó Carles Campuzano, portavoz de los exconvergentes en el Congreso.

Temas

Comentarios

Lea También