Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Catalunya Camino al 21-D

‘Estamos satisfechos con Carles Puigdemont hasta el 1 de octubre’

Sergi Saladié ha sido durante dos años el diputado de la CUP por Tarragona en el Parlament de Catalunya. Ha vivido en primera persona el ‘No’ al President Artur Mas, la investidura de Puigdemont, el referéndum del 1 de octubre y la declaración de independencia. La próxima legislatura no estará en el Parlament.  

Octavi Saumell

Whatsapp
SErgi Saladié, la pasada semana antes de la entrevista con el 'Diari de Tarragona'. Fotografía: Pere Ferré

SErgi Saladié, la pasada semana antes de la entrevista con el 'Diari de Tarragona'. Fotografía: Pere Ferré

- ¿Qué valoración hace de la pasada legislatura?
Ha sido tensa y complicada, pero podemos estar satisfechos. La hoja de ruta de Junts pel Sí no era válida al no tener el 50% de los votos. Por esto marcamos el referéndum como objetivo para acabar con el procesisme que había. 

- Arrancaron con el ‘pressing CUP’ por la no investidura de Artur Mas. 
Sí. Estuve de acuerdo en votar en contra, ya que necesitábamos una pesona que realmente se lo creyera y no una persona nueva al independentismo. Además, Mas representaba al pasado de los recortes y el austericidio. 

- ¿Ha sido una buena apuesta Carles Puigdemont?
Creo que hasta el 1-O, sí. Nos hemos tenido que entender fuerzas políticas antogónicas en lo social y en lo económico, pero hemos sido capaces de montar el referéndum. 

- ¿Y a partir del 1 de octubre?
No estamos de acuerdo en la gestión posterior a la declaración ni en las famosas estructuras de estado ni la poca resistencia al Estado. Al final me quedo con el hecho de que se pudo celebrar un referéndum vincualnte. 

«No estamos de acuerdo con la gestión posterior, pero me quedo con el hecho de que dos fuerzas antagónicas logramos convocar un referéndum vinculante» 

- Sí, ¿pero presentándose a las elecciones del 21 de diciembre no se está dejando en nada el resultado del 1-O?
Es una contradicción enorme. Nos planteamos el boicot a estas elecciones ilegítimas e ilegales, pero  como nos quedamos solos tampoco regalaremos el capital político a los Comuns o Esquerra. 

- ¿Qué le parece que ahora el Govern reconozca que no estaba preparado para la represión del Estado?
Siempre dijimos que Madrid no sería benevolente. El Govern ha pecado de ingenuidad o buscaba una salida negociada, que no ha llegado. 

- Y se aplicó el 155. 
Si, la represión ha sido brutal, con amenazas de una violencia extrema. 

- ¿Les constan estas amenazas?
Sí, se nos informó de esto antes de la declaración del día 27. 

- Pese a ello, ¿debe implementarse la República a partir de 22 de diciembre?
Así llevaremos en el programa electoral, junto a la consolidación de estructuras públicas que ahora están privatizadas. Debemos controlar el agua o la energía.  

«Siempre dijimos que Madrid no sería benevolente. El Govern ha pecado de ingenuidad buscando 
el diálogo»

- Hay contratos o concesiones en vigor. 
Sí, pero por interés general de la República debe recuperarse. 

- Si hacen esto el Estado volverá a aplicar el 155. 
El 155 es una cuestión política simbólica y poco práctica. No ha habido ocupación de hombres de negro. Es más una amenaza de violencia que de realidad. 

- El texto de la declaración de independencia decía sólo que «el Parlament insta al Govern a...». La República no se proclamó.  
Tampoco se ha publicado en el Diari Oficial de la Generalitat, pero cada Estado se ha independizado a su manera. 

- Los diputados y senadores en Madrid de ERC y PDeCAT tampoco dejaron sus escaños tras la declaración. 
Deberían haberlo hecho. Incluso alguno había dicho que lo haría. 

- Ningún Estado ha reconocido el Estado catalán. 
El Govern debe enviar una petición a todos los estados del mundo para ser reconocido, pero no se ha hecho. 

«Sí, presentarse a las elecciones del 21-D es una contradicción. Pero debemos ir a sacar más del 50% e implementar la República»

- ¿Sin la CUP no se habría llegado tan lejos?
Sí, Junts pel Sí habría frenado. 

- ¿En qué habrían frenado?
Su hoja de ruta no estaba clara y se habrían inventado algo para seguir con el procesisme para vivir de ilusiones. Por esto, en marzo de 2016 fijamos el referéndum como una herramienta para pasar pantalla. 

- El ‘Sí’ ganó con un 90%. ¿Qué significó el 1 de octubre?
Es un día del que la gente se acordará durante mucho tiempo. La respuesta del Estado ha generado un cambio en las relaciones internacionales. 

- ¿Se ha puesto en el mapa el conflicto catalán?
Sí. Ningún Estado homologable a España habría actuado con esa violencia.  

«Muchos ciudadanos ya han desconectado de España. Y últimamente muchos también lo han hecho de esta Unión Europea»

- ¿Catalunya debe seguir esperando el apoyo de Europa?
No. Somos anti Unión Europea, no Europa. La UE es sólo una unión económica. Desde hace semanas mucha gente ya lo ve así. Muchos ciudadanos ya han desconectado de España y ahora lo están haciendo de la UE.  

- ¿Con medio Govern en el exilio y medio en la cárcel no era el momento de una lista unitaria?
Nos planteamos una lista civil, sin políticos, con un mandato de boicotear las elecciones y no investir presidente. Y pasados los tres meses legales, convocar elecciones con una hoja de ruta conjunta. 

- ¿El independentismo necesita el 50% de los votos para poder tirar hacia adelante?
O más, pero a nivel internacional lograr el 50% puede ser un punto de inflexión. 

- ¿Si no se llega al 50% se acaba el Procés?
No. También debe jugarse con la mayoría parlamentaria, que nos puede permitir avanzar en muchas cosas y gestionar socialmente el día a día. 

Temas

Comentarios

Lea También