Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Frente común para reducir el tabaquismo y la siniestralidad

Los partidos con representación en el Parlament ven con buenos ojos la posible medida, si bien lamentan tener conocimiento de la iniciativa por los medios de comunicación. 

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del Parlament de Catalunya, vacío por la suspensión del pleno. FOTO: EFE

Imagen del Parlament de Catalunya, vacío por la suspensión del pleno. FOTO: EFE

La posible prohibición de fumar en los vehículos privados no debería tener demasiada oposición en el Parlament de Catalunya para poder ser aprobada.

Como mínimo, esto es lo que se deduce de las opiniones facilitadas al Diari por una buena parte de los representantes tarraconenses en la cámara legislativa catalana. Las formaciones defienden la reducción del consumo de tabaco y la mejora de la seguridad en las carreteras, si bien lamentan no tener ninguna propuesta por parte del Govern para poder valorarla con concreción.

«Nos gustaría conocer las intenciones en el Parlament y no por la prensa. Es una vergüenza que a estas alturas de septiembre el Parlament siga cerrado» afirma la diputado tarraconense de Ciutadans, Lorena Roldán, quien añade: «Estamos abiertos a debatir, pero no nos podemos posicionar sin conocer qué piensa el Govern y qué piensa hacer» indica Roldán, quien especifica que la formación naranja «está sensibilizada con todas las cuestiones relativas a la protección de la salud y del medio ambiente».  

Noemí Llauradó, de Esquerra Republicana, asegura que la Conselleria liderada por Alba Vergés (ERC) afronta la cuestión desde tres puntos de vista: la salud, la siniestralidad y el riesgo de incendio. «El tabaco, en espacios cerrados donde hay personas mayores, embarazadas y niños, es muy malo» afirma la representante de la formación independentista, quien recalca el peligro de accidente que hay para los conductores. «Se calcula que en el proceso de fumar se pierde el contacto visual con la carretera durante cuatro ó cinco segundos» indica. 

Asimismo, Llauradó recalca que «tirar el cigarrillo por la ventana también entraña un riesgo de incendio». Desde ERC se reivindica que «actualmente, la tasa de tabaquismo es la más baja de la historia, con sólo un 24%. Debemos seguir por la misma linea, y creemos que con esta medida seguramente se logrará continuar reduciendo este porcentaje» asegura la política de la capital del Baix Camp, quien recuerda que «las drogas que tienen más impacto para la salud son el alcohol y el tabaco». 

‘OK’ de PSC y CUP

Rosa Maria Ibarra, diputada del PSC, asegura que su partido ve «con buenos ojos» la idea. «Es cierto que se ha reducido el consumo de tabaco, pero también lo es que hay colectivos en los cuales aún no se ha reducido» afirma la representante vallense, quien indica que, pese a que el coche es un espacio privado, «allí también hay personas, como los menores, que tienen derecho a que se les proteja su salud». Además, la representante de la formación socialista afirma que «la DGT ya recomienda no fumar por las posibles distracciones que puede provocar».

Laia Estrada (CUP) considera que la medida, en caso de que se impulse en el Parlament de Catalunya, «puede ser positiva» si reduce accidentes de tráfico, si bien afirma que la prioridad «debe ser por motivos de salud». La portavoz del Secretariat Nacional de la formación anticapitalista recalca que, asimismo, aparte del debate del tabaco «está pendiente el del consumo de drogas», de forma que se defina «cuales son legales e ilegales y acabar con la hipocresía que hay sobre este tema, que es una fuente de ingresos que no se cuestiona». 

Temas

Comentarios

Lea También