Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo a un niño

El padre del niño australiano de 7 años llegó a Barcelona para identificar el cuerpo
Whatsapp
Harry Athwal quiso quedarse junto al niño australiano de 7 años que perdió la vida en la Rambla. Foto: efe

Harry Athwal quiso quedarse junto al niño australiano de 7 años que perdió la vida en la Rambla. Foto: efe

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que se está convirtiendo en un símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados por su comportamiento con un niño que agonizaba en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado. Desde allí vio el ataque y después de pedir a sus acompañantes que no se movieran de allí, bajó a prestar ayuda. «Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente hacia él», declaró Athwal al periódico británico Mirror, en referencia al niño australiano de 7 años Julian Cadman, cuya identidad y fallecimiento trascendió ayer.

«Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre», afirma. «Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y los ojos se me llenaron de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no quería dejar este niño en medio de la calle», asegura.

Aunque la policía le reiteró varias veces que tenía que salir de allí, ya que los terroristas podrían volver, Athwal se negó a dejar el niño. «Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años», asegura.

Athwal recuerda que tuvo que llamar repetidamente los servicios de emergencia para que atendieran al chico. «Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender», indica.  Harry Athwal, que volvió a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta hoy lunes tal como habían planeado. «Se lo debemos a Barcelona», añadió.

El Departament d’Interior de la Generalitat informó ayer de que se había podido identificar a tres víctimas más, entre ellas al niño de doble nacionalidad australiana y británica.

Con la confirmación del fallecimiento del niño australiano de 7 años en La Rambla son dos los menores fallecidos e identificados por el atropello intencionado. El padre del menor llegó ayer a Barcelona desde Australia y, acompañado por psicólogos y otros profesionales de apoyo emocional, se dirigió al Instituto de Medicina Legal de la Ciudad de la Justicia, en L’Hospitalet de Llobregat, para identificar a su hijo fallecido. El pequeño estaba en Barcelona junto a su madre, que resultó herida y está ingresada.

La historia del niño australiano fue objeto de un gran seguimiento mediático y en las redes, ya que primero algunos medios informaron de que había desaparecido y se le buscaba. El sábado diversos rotativos digitales informaron de que estaba sano y salvo, pero ayer, una vez su cadáver pudo ser identificado por su padre, las autoridades dieron a conocer públicamente su trágico final. Las otras dos víctimas identificadas ayer son una persona italiana y otra belga. 

El máximo responsable de los Mossos, Josep Lluís Trapero,  prevé que a primera hora del día de hoy lunes quedarán plenamente identificados y comunicados los catorce fallecidos.

Temas

Comentarios

Lea También