Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

‘Hay que enseñar a reciclar bien el material sanitario’

Incremento. La generación de este tipo de residuos se ha disparado. Sólo en el mes de abril se recogieron 1.800 toneladas en Catalunya, cuando antes en un año la cifra era de unas 275

JOAN MORALES

Whatsapp
Imagen de archivo de Josep María Tost, director de la Agéncia de Residus de Catalunya. FOTO: A. GONZÁLEZ/DT

Imagen de archivo de Josep María Tost, director de la Agéncia de Residus de Catalunya. FOTO: A. GONZÁLEZ/DT

¿El confinamiento ha alterado muchos las cifras de reciclaje que teníamos hasta ahora en Catalunya?

Sí. A nivel global, la generación de residuos ha caído un 17% en Catalunya. Hay que tener en cuenta que, cuanto más turístico es un territorio, más ha disminuido la generación de basura.

¿Y por fracciones?

Pues el papel y cartón ha caído muchísimo, concretamente un 30%, por el cierre de los comercios. La imagen de los montones de cartones en las puertas de las tiendas de Reus y Tarragona ha desaparecido durante muchas semanas. También ha disminuido un 11% la recogida de fracción orgánica al haber tenido menos bares y restaurantes abiertos. Aunque hayamos comido más en casa hemos generado menos residuos.

¿Y los envases?

Ha crecido durante este confinamiento un 19%. Por un lado tenemos más concienciación de la ciudadanía que venía del año pasado, ya sea por el cambio climático, de reciclar más envases. Además, estas semanas al haber comido más en casa hemos comprado más envases.

El vidrio, en cambio nos pensábamos iba a caer más pero se ha mantenido. La gente no se ha bebido la cerveza en el bar pero lo ha hecho en casa y la prueba es que ha aumentado el reciclaje de vidrio marrón. Y también se ha notado que se ha consumido más envases de vidrio de legumbres, etc.

¿Y en las ciudades más turísticas?

Pues ha caído todo tipo de generación de residuos. En cambio, en las ciudades dormitorio ha crecido. Por ejemplo, en Barcelona ha caído un 25% la generación de basura, pero ha crecido las ciudades que alimentan la gran metrópoli, como Sabadell, Badalona, etc.

¿Están satisfechos con estas cifras de reciclaje?

Sí, porque a pesar del Covid-19 la gente ha seguido reciclando, incluso mejor. Tal vez porque han tenido más tiempo. Podemos decir que durante el confinamiento la gestión de los residuos no ha sido un problema, ni en Catalunya ni en la provincia de Tarragona.

¿Qué papel han jugado los trabajadores de la recogida de basura?

Su trabajo hay que valorarlo. Cuando empezó todo, la Agència de Residus de Catalunya se puso en contacto con ayuntamientos, consorcios y empresas porque nuestra máxima preocupación es que no hubiesen ni guantes ni mascarillas para los trabajadores. Desde la conselleria nos espabilamos en buscar proveedores y conseguimos que no faltasen ni mascarillas ni guantes, ni gel hidroalcohólico para las empresas del sector y que sus empleados trabajasen seguros. En toda Catalunya, en este periodo de crisis, sólo se cerraron una semana dos plantas pequeñas porque había un trabajador contagiado. Pero podemos decir que ha funcionado el 100% del servicio.

¿Y el índice de contagios de trabajadores ha sido muy elevado?

Ha sido muy bajo. Siempre han sido casos muy puntuales que no han afectado el servicio.

¿Porqué cerraron las ‘deixalleries’?

Primero porque preferimos preservar a los trabajadores para temas de recogida y no exponerlos a riesgos innecesarios. Las ‘deixalleries’ hacen un servicio muy importante pero no pasa nada porque la gente acumule unos cuantos días algún trasto en casa. También intentamos preservar de este riesgo de contagio a los propios usuarios. Hace tres semanas decidimos que se podían volver a abrir.

¿Qué lección les ha dado esta crisis sanitaria a la hora de gestionar los residuos en un futuro?

Pues, por ejemplo, ha servido para que se hable de un tema que hasta ahora había pasado desapercibido que es el de la gestión de los residuos sanitarios. Hasta ahora se generaban con toda normalidad en todos los hospitales de Catalunya, pero la diferencia es que este tipo de residuos ahora ha salido a la calle. Ahora lo utilizamos todos en nuestro día a día, cuando hace tres meses era un material exclusivo de uso hospitalario.

¿Y cómo hay que afrontar el reciclaje de este material?

Primero, como administración tenemos que educar mucho al ciudadano para que recicle correctamente el material sanitario. Que no lo tire al suelo, o al contenedor de los envases y plásticos. Las mascarillas y los guantes usados van al contenedor de rebuig (restos). Si, antes de la crisis del Covid-19, recogíamos unas 275 toneladas de residuos sanitarios al año en Catalunya, sólo en abril se han recogido 1.800 toneladas. También es interesante trabajar para conseguir que este material sea reutilizable. Hemos visto alguna experiencia en el Hospital de Olot

¿El futuro?

Pues seguir educando al ciudadano en un buen uso de los residuos hospitalarios y también que siga reciclando, tal y como ha hecho durante esta pandemia.

Temas

Comentarios

Lea También