Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Junqueras cita a Mandela para pedir el traslado

El exvicepresidente pide al juez el traslado a una cárcel catalana para acudir al Parlament. Sus letrados aluden a las Reglas Nelson Mandela sobre presunción de inocencia
 

Mateo Balín

Whatsapp
Concentración de Òmnium Cultural y la ANC en Sant Vicenç dels Horts para apoyar a Junqueras.  FOTO: efe

Concentración de Òmnium Cultural y la ANC en Sant Vicenç dels Horts para apoyar a Junqueras. FOTO: efe

Oriol Junqueras quiere participar de forma activa en la vida parlamentaria catalana y ejercer su derecho a la participación política, una vez que el próximo miércoles recoja su acta de diputado.

El exvicepresidente de la Generalitat, en prisión provisional sin fianza desde el pasado 2 de noviembre, pidió ayer al juez instructor del Tribunal Supremo que le traslade a una prisión de esa comunidad a fin de facilitar su desplazamiento al Parlament y estar presente, al menos, en el pleno de constitución de la Cámara y en el de investidura, que podría celebrarse el 31 de enero.

Andreu Van den Eynde, abogado del presidente de Esquerra Republicana, señala en su escrito al juez Pablo Llarena que sea trasladado «de forma urgente» a una cárcel catalana para evitar que su situación afecte «a la dinámica de las mayorías parlamentarias».

Su voto es «indelegable» y su función en el plenario «no puede ser sustituida»

La defensa de Junqueras ha optado por solicitar el traslado al juez en vez de acudir a Instituciones Penitenciarias, responsable de la situación de los presos y que el pasado noviembre denegó la petición del expresidente de la Asamblea Nacional Catalana Jordi Sànchez para desplazarse a la cárcel de Cuatro Caminos, en Barcelona.

Determinante en el Parlament

El escrito invoca el derecho de un diputado electo a ejercer «sus funciones políticas esenciales» y advierte de que impedir a Junqueras asistir a las sesiones del Parlament «modificaría la aritmética parlamentaria y alteraría la voluntad popular, que se expresa a través de sus representantes en las cámaras legislativas».

La defensa precisa que la presencia de Junqueras en el pleno de constitución del Parlament con las medidas de vigilancia que se consideren adecuadas, es «insustituible» ya que «determinará la mayoría para la elección de la Mesa». 

También en el pleno de investidura, agregó, su voto «resulta indelegable»

Según el escrito del abogado, el reglamento del Parlament establece que los diputados tienen el deber de asistir a los debates y votaciones del pleno, por lo que pide al juez que ordenó que siga en prisión que le permita permanecer en una cárcel catalana desde la que pueda hacer «las salidas propias de sus funciones».

Unas salidas que se solicitarían a medida que se anuncien las sesiones.

Por ello, solicita que proteja «un derecho tan fundamental como el de participación política» y advierte de que no se puede «sacrificar» el derecho a voto de Junqueras «sin producir daños irreparables y afectar a derechos e intereses legítimos de terceros».

El escrito añade que el traslado de Junqueras a Cataluña para asistir a los plenos supondría «una notable reducción de costes de todo tipo, inherentes al uso de conducciones y vigilancias», y apela también a los «derechos personales» del exvicepresidente de estar cerca de su esposa y sus dos hijos de dos y cinco años.

Sus letrados también citan las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos, las ‘Reglas Nelson Mandela’, que establecen que «los reclusos en espera de juicio gozarán de la presunción de inocencia y deberán ser tratados de forma consecuente con dicha presunción». 

Defienden que un encarcelado no está excluido de la sociedad, sino que continúa formando parte de ella, y «en consecuencia la vida en prisión debe tomar como referencia la vida en libertad, reduciendo al máximo los efectos nocivos del internamiento». 

Este escrito y las declaraciones hoy de los otros tres presos preventivos en la causa del ‘procés’, el exconsejero de Interior Joaquim Forn y los líderes independentistas Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, podría hacer cambiar la postura de la Fiscalía del Supremo sobre la situación personal de Junqueras.            

La Fiscalía ya lleva unos días estudiando el horizonte que se abre tras la anunciada petición del líder de ERC y entre los muchos documentos que valora está el precedente de Juan Carlos Yoldi.

El entonces preso de ETA fue autorizado en febrero de 1987 para desplazarse desde una prisión al Parlamento vasco para asistir a un pleno de investidura.

Él mismo fue el cabeza de cartel de Herri Batasuna y diputado durante un año hasta que fue inhabilitado tras la condena firme del Supremo.    

Temas

Comentarios

Lea También