Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Diagonal, cortada para limpiar la cera que cayó de las velas

Whatsapp
Doscientas mil personas llenaron la Diagonal. FOTO: EFE

Doscientas mil personas llenaron la Diagonal. FOTO: EFE

La Guardia Urbana de Barcelona ha cortado este miércoles la avenida Diagonal entre la plaza Cinc d'Oros, en el cruce con paseo de Gràcia, y la plaza Francesc Macià, para que operarios municipales puedan retirar la cera de las velas que portaron los manifestantes el martes y que cayó al pavimento, ha informado en un apunte de Twitter recogido por Europa Press. 

Los operarios municipales han estado trabajando toda la noche para restablecer el tráfico lo antes posible, aunque la Guàrdia Urbana recomienda evitar la circulación por la avenida y usar las rondas o el transporte público para acceder a la ciudad. 

Decenas de miles de personas 

La orden de prisión preventiva decretada por la Audiencia Nacional en la noche del lunes contra los presidentes de la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC), Jordi Sànchez, y Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, situó ayer el pleito catalán una vez más en las calles, donde más cómodo y fuerte se siente el independentismo. Miles de personas, unas 200.000, según la Guardia Urbana, salieron ayer a protestar en Barcelona contra el encarcelamiento de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart y aumentaron la presión sobre Carles Puigdemont para que proclame la independencia.   

Los manifestantes pedían la libertad de los ‘Jordis’. FOTO: EFE

La cifra de asistentes no fue la que han acostumbrado a reunir las entidades soberanistas en los últimos años, sobre todo en las Diadas del 11 de septiembre, pero también es cierto que la convocatoria en esta ocasión se hizo de un día para otro y a la ANC y Òmnium apenas les dio tiempo de activar su potente maquinaria movilizadora. 

Otra exhibición de fuerza

Fue en cualquier caso un clamor masivo, la enésima exhibición de fuerza, y marcó el inicio de una nueva campaña de protestas, que podría prolongarse hasta que la Cámara catalana proclame solemnemente la independencia o Sánchez y Cuixart salgan en libertad.

La liturgia de la marcha de ayer en la Avenida Diagonal de Barcelona buscó todo el simbolismo de los años del tardofranquismo, cuando había presos políticos y se reclamaba la libertad para los dirigentes políticos y sindicales. Los manifestantes portaron velas como señal de duelo y un lazo amarillo en sus solapas como señal de rechazo a la decisión de la juez de la Audencia Nacional. «Libertad Jordis» o «libertad presos políticos» fueron algunos de los mensajes que se trasladaron durante la protesta.

Fue un clamor que marcó el inicio de otra campaña de protestas

Los vicepresidentes de la ANC y Òmnium, Agustí Alcoberro y Marcel Mauri, respectivamente, han cogido las riendas de la movilización y advirtieron en los discursos al final de la manifestación de que el Estado central no conseguirá extender el miedo y desmovilizar a la ciudadanía

También avisaron de que por cada «represaliado», habrá cinco personas dispuestas a ocupar su lugar. Los ‘Jordis’, dijeron, son «presos políticos y rehenes del Reino de España», afirmaron. «Estamos ante una deriva antidemocrática», señalaron, que, a su juicio, pone en peligro la libertad, el dederecho de manifestación y de expresión. «Exigimos justicia, no clemencia», aseguró después la conductora del acto, la actriz Silvia Bel.

Más movilizaciones

Cuando parecía que el pleito catalán bajaba en intensidad, tras el cruce epistolar entre Rajoy y Puigdemont, el encarcelamiento de los ‘Jordis’, como les conocen los suyos, ha vuelto a inflamar el proceso catalán y, con ello, las calles, como demostró la sonora y espontánea cacerolada que en la noche del lunes se escuchó por toda Catalunya en protesta por el encarcelamiento de los líderes de las entidades que con más empeño han empujado el proceso hacia el independemntismo. 

Los manifestantes portaban velas como señal de duelo y lazos amarillos contra la decisión de la Audiencia Nacional. FOTO: EFE

La ANC y Òmnium Cultural afirmaron ayer que tienen previsto «incrementar el nivel de las movilizaciones» ante lo que consideran una «injusticia muy grande». Las plataformas soberanistas anunciaron «acciones directas donde la fuerza de la ciudadanía se demuestre más». De entrada, ya han organizado una gran manifestación en Barcelona para el sábado y se prepara además una nueva huelga general, como la que se celebró, con el apoyo explícito de la Generalitat, el día 3 de octubre, que en esta ocasión hay sectores, como la CUP, que la quieren indefinida, lo que pondría a Catalunya aún más patas arriba, si cabe.

Además de la manifestación en la Diagonal, decenas de ciudades catalanas acogieron protestas contra la orden de la Audiencia Nacional. Y por la mañana, se produjeron concentraciones en las plazas de los ayuntamientos y ante los lugares de trabajo. A  la manifestación de ayer asistieron buena parte de los consellers de la Generalitat (Puigdemont, no), diputados de Junts pel Sí, la CUP y Catalunya sí que es Pot. El PSC se sumó a la protesta de la mañana frente a la Cámara catalana. Asimismo, el Ayuntamiento de Barcelona ha suspendido durante dos días su actividad institucional en solidaridad con Sánchez y Cuixart. 

Temas

Comentarios

Lea También