Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Catalunya Política

La Fiscalía acusa al Govern de otorgar un tercer grado encubierto a los presos

Se opone a que puedan acogerse al artículo 100.2 que les permite salir en semilibertad al entender que se trata de una medida excepcional

C. REINO

Whatsapp
El exconseller de Interior Joaquim Forn, acompañado de su hija Beta, ayer a su salida de la prisión de Lledoners. FOTO: SUSANNA SÁEZ/EFE

El exconseller de Interior Joaquim Forn, acompañado de su hija Beta, ayer a su salida de la prisión de Lledoners. FOTO: SUSANNA SÁEZ/EFE

La Fiscalía mantiene su firme oposición a que los presos del Procés puedan acogerse ya al artículo 100.2 de la legislación penitenciaria que les permite salir de prisión en régimen de semilibertad para trabajar o hacer labores de voluntariado de lunes a viernes y regresar al penal a dormir. El Ministerio Público cargó ayer con contundencia contra la Generalitat, titular de las cárceles, por la concesión de los permisos a los presos independentistas. La salida de los presos del Procés de la cárcel, en virtud del 100.2, argumentó, no puede ser «generalizada», y se está convirtiendo en una especie de tercer grado encubierto. Ante esta situación, estudia llevar el caso al Tribunal Supremo.

Criticó en concreto a la consellera de Justícia de la Generalitat, Ester Capella, por decir días atrás que los nueve presos del Procés se acogerían al 100.2 en los próximos meses. La Fiscalía entiende que se trata de una medida excepcional cuya interpretación debe ser «restrictiva».

El Ministerio Público recurrió ayer la concesión del 100.2 a Jordi Sànchez ante el juzgado de vigilancia penitenciaria, que tiene ahora en sus manos paralizar o no el permiso. Según el recurso, Jordi Sànchez no ha asumido los delitos y aún es prematuro para que pueda salir de prisión. A juicio del Ministerio Público, las labores de voluntariado que hará el exdiputado de JxCat y expresidente de la ANC cuando salga tres días a la semana de Lledoners, no servirán para los programas de reinserción del delito de sedición por el que fue condenado.

Cumplir los requisitos

Cinco de los nueve dirigentes independentistas condenados por sedición han recibido ya el visto bueno de la junta de tratamiento de su prisión para poder acogerse al artículo 100.2. Jordi Turull y Josep Rull realizarán en breve la solicitud, y Oriol Junqueras y Raül Romeva están a la espera.

La Fiscalía, además, cree que no basta con satisfacer los requisitos del cumplimiento de la cuarta parte de la pena, no observar mala conducta y estar clasificado en segundo grado penitenciario.

El que ya hace uso del permiso de semilibertad es el exconseller de Interior, Joaquim Forn, que ayer abandonó por primera vez la prisión de Lledoners para acudir a su nuevo puesto de trabajo en la productora de televisión Mediapro, del empresario Jaume Roures. Es el cuarto preso del Procés que sale en aplicación del 100.2, tras Jordi Cuixart, Carme Focadell y Dolors Bassa.

Quim Forn tiene permiso para salir todos los días de lunes a viernes doce horas por jornada, con la obligación de regresar a la cárcel a dormir. El exconseller colgó un mensaje en su cuenta de Twitter, nada más abandonar la cárcel, donde le esperaba su hija. En el mensaje explicó que tenía su «primer día de permiso para ir a trabajar después de 841 días sin libertad».

Temas

Comentarios

Lea También