Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Guàrdia Urbana se lleva las urnas del Ayuntamiento de Tarragona

Los trabajadores de la brigada aseguran que la policía les vigilaba desde hacia días

Carla Pomerol

Whatsapp
Trabajadores municipales trasladan las urnas para quedar bajo la custodia de la Guàrdia Urbana. Foto: pere ferré

Trabajadores municipales trasladan las urnas para quedar bajo la custodia de la Guàrdia Urbana. Foto: pere ferré

La Guàrdia Urbana de Tarragona se presentó ayer por la mañana en la nave de la brigada municipal del Ayuntamiento, ubicada en el polígono Francolí, y se llevó las urnas del Consistorio con un camión de la misma brigada. Se trata de las urnas que se utilizan durante las elecciones ordinarias en el municipio. Según fuentes de la brigada, serían unas 800.

La actuación de la Guàrdia Urbana responde a la orden de la Fiscalía General de Catalunya, que obliga a la policía a custodiar las urnas para impedir la celebración del referéndum del 1 de octubre. La disposición de la Fiscalía –a la que el Diari ha tenido acceso–, dice que «se deberá garantizar la custodia de las urnas y asegurar que el material electoral (…) no sea utilizado el día 1 de octubre, informando de cualquier incidencia o novedad que se produzca en su custodia o uso antes o durante el día 1 de octubre». 

Según fuentes de la brigada municipal de Tarragona, hacía días que los agentes de paisano vigilaban la nave, hasta el punto de que algunos trabajadores habían detectado agentes durmiendo en el interior del coche. Creen que hacían turnos de vigilancia.

Finalmente, ayer, los agentes decidieron actuar y una patrulla de la Guàrdia Urbana, acompañada de agentes de paisano de la Policía Nacional, se personaron en el lugar pidiendo custodiar las urnas.

Aunque los trabajadores ya se olían que los agentes actuarían, se mostraron sorprendidos al saber que requisaban las urnas. Ellos mismos fueron los encargados de trasladar las urnas desde el almacén hasta el camión. «Encima tenemos que transportarlas nosotros», decía un trabajador, enfadado. De momento, las urnas quedan bajo custodia de la Guàrdia Urbana, hasta nuevas órdenes.

‘Un secuestro’

La CUP de Tarragona reaccionó rápidamente a los hechos y aseguró, a través de un comunicado, que «consideramos que el secuestro de las urnas del Ayuntamiento por parte de la Guàrdia Urbana no es más que parte de la escenificación del Estado español para atemorizar a la población y simular tener el control de la situación sobre lo que está pasando». 

La formación anticapitalista animó a los tarraconenses «a no encogerse delante de estas maniobras desesperadas, y más teniendo en cuenta el informe del secretario judicial de la ciudad, que pone de manifiesto la posibilidad de limitar las atribuciones a la policía local». 

Temas

Comentarios

Lea También